viernes, 23 junio 2017
01:12
Actualizado a las 
  • 1
    Image

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía
Ofrecido por:
  • 1

El triángulo de Los Yébenes

  • Jesús, el esposo carpintero de la concejala, vive con resignación la polémica surgida en torno al vídeo erótico de su mujer y un joven futbolista

Si no fuera porque el alumbrado especial de las calles de Los Yébenes todavía no funciona, la gente pensaría que ya han empezado las fiestas del pueblo: en la plaza del ayuntamiento no cabe nadie más, en las terrazas de los bares no hay mesas libres, hay medios de comunicación en cada esquina... pero los festejos no empiezan hasta el día 10. Todo este revuelo se debe la difusión de un vídeo erótico protagonizado por Olvido Hormigos, concejal socialista y vecina de este municipio toledano. Ante semejante «circo» mediático, la abogada de Hormigos, Blanca Biezma, presentó ayer un escrito en el Juzgado de Instrucción número 1 de Orgaz pidiendo que se retire el vídeo de todas las webs donde está colgado.

Fue el miércoles cuando las imágenes dieron la vuelta a España a través de las redes sociales, sin embargo, los habitantes de Los Yébenes ya las conocían desde el 9 de agosto: «Casi se nos había olvidado el tema del vídeo», dicen. Después de un mes aguantando el chaparrón de las críticas de sus vecinos, Hormigos decidió presentar su dimisión como edil el 3 de septiembre. Enseguida se convirtió en «trending topic» (el tema del momento en Twitter), y recibió el apoyo de miembros del PSOE y también de la oposición, que la invitaban a no abandonar su cargo porque el vídeo es de carácter privado y la persona que lo había difundido había violado su derecho a la intimidad. El respaldo fue tal que Olvido cambió de opinión y desterró la posibilidad de dejar su puesto en el Ayuntamiento «porque no he cometido ningún delito».

En un principio, la concejal aseguró que las imágenes iban dirigidas a su marido y que no sabía quién había sido el responsable de su publicación, aunque se atrevió a acusar de los hechos a la alcaldía de Los Yébenes, presidida por Pedro Acevedo, del PP. Una versión que dio un vuelco el jueves por la tarde y que se reflejó en los vecinos, que la recibieron con insultos.
 
Y es que,  tal y como pudo comprobar LA RAZÓN, los 6.500 habitantes de Los Yébenes se encuentran divididos. Por un lado están los que sólo tienen buenas palabras hacia Hormigos: «Se ha sacado todo de contexto. Hay cosas mucho más graves como para darle tanta importancia, cada uno en su casa hace lo que quiere», declaró un vecino. Otra añadió que «es una ciudadana ejemplar, siempre pendiente de sus hijos y muy buena esposa, que nunca ha dado que hablar». Pero también está la otra parte, los que afirman que «dentro de nada la veremos desnuda en la portada de alguna revista» o que «le gusta demasiado salir de fiesta y casi siempre lo hace sin su marido». «No es normal que una mujer casada salga sola la mayoría de las veces», apuntan. De hecho, las malas lenguas aseguran que el destinatario del vídeo era su amante y no su esposo. Y precisamente es esta versión la que parece que va tomando forma, ya que el imputado por la difusión del famoso vídeo es Carlos Sánchez, un joven de 27 años que juega de portero en el C.D. Los Yébenes. Aunque muchos se refieren a él como «un amigo íntimo» de la edil, en el pueblo se rumorea que tenían una aventura amorosa y que el vídeo erótico de Olvido fue en respuesta a uno de índole similar que previamente le envió Sánchez. Supuestamente, tras una discusión, él decidió mandarlo por «Whatsapp» a sus contactos y se desencadenó todo lo ocurrido.
 

Su marido, destrozado
Estos comentarios han «destrozado» a Jesús, el marido de Olvido. Su dolor es tal que ni siquiera ha querido aparecer ante las cámaras y ha pedido a los periodistas «que le dejen en paz». Es carpintero y desarrolla su profesión en el taller que tiene montado debajo de su casa, que ahora tiene todas las persianas y ventanas cerradas. Los que le conocen le definen como un hombre «muy religioso, tranquilo y buena persona». «El pobre ya le había perdonado cuando la noticia se difundió por el pueblo y ahora tiene que volver a revivirlo todo», se lamentaba un conocido.

«Sus padres, Hipólito y Vicenta, también lo están pasando mal» explica un vecino. «Son muy mayores y no se merecen esto», cuentan. Al parecer, están intentando llevar una vida normal: «A Vicenta la vi esta mañana cogiendo agua de la fuente, como siempre, pero no comenta nada del tema y tampoco le preguntamos sobre su hija, por respeto».

Por si fuera poco, Olvido Hormigos no continuará este año como profesora de inglés en el colegio José Ramón Villa, en Mora, tal y como aseguraron miembros del centro a este periódico. Insistieron en que «no se debe al famoso vídeo», sino a que fue contratada como interina el año pasado y no se le ha renovado el contrato «como a otros docentes».


«Me dan pena sus hijos»
Todo el mundo que pasa por delante de la casa de la concejal socialista (en la imagen), mira hacia sus ventanas por si consigue ver algo. Pero todo está cerrado a cal y canto. La mayoría de los viandantes hace comentarios refiriéndose a los hijos de Olvido Hormigos, de 13 y 11 años. «Pobrecitos, ellos sí que me dan pena». Y es que la fecha del inicio de curso se acerca y muchos temen que este escándalo les pueda afectar. Incluso unos chavales comentaban preocupados, «tío, imagínate que eso le pasa a tu madre».


Imputado por la difusión del vídeo
Aunque todos los rumores apuntan a Carlos Sánchez como «responsable» de la divulgación del controvertido vídeo, su abogado, Carlos Alcázar, afirma que su representado «no es el responsable de su difusión». Al parecer, el fiscal y la juez ya han abierto diligencias previas por el presunto delito contra la intimidad y el el joven se encuentra imputado. Su defensor asegura que Sánchez «es el primer interesado en que se aclare todo ya que está desbordado y se le está causando un gran daño moral. Por lo visto, el imputado mantiene una relación sentimental desde hace siete años. «Su idea es casarse, de hecho su novia le está apoyando en todo, también su hermana está desbordada y, además, está recibiendo amenazas a través de las redes sociales», declara Alcázar.


De «vendetta» política a un asunto personal
Madrid- Al principio, muchos consideraron la difusión del vídeo como una venganza o estrategia política. Olvido Hormigos señaló al Ayuntamiento de Los Yébenes como el culpable de los hechos, ya que una compañera suya recibió las imágenes desde una dirección del consistorio. Ante estas palabras, el alcalde, Pedro Acevedo, asegura que «ni desde la Alcaldía ni desde el Ayuntamiento se ha realizado ningún envío masivo del vídeo» y ha mostrado su apoyo a Hormigos por la difícil situación que está pasando. Un respaldo que la edil no ha vuelto a recibir por parte las filas socialistas que tanto la apoyaron cuando planteó su dimisión. En cuanto se ha sabido que, lo más probable, es que todo sea un asunto personal en vez de político, y que el imputado no es un personaje público, ni Elena Valenciano ni Eduardo Madina han vuelto a decir nada. Habrá que esperar a que la juez determine al culpable, a ver si se pronuncian de nuevo.

SIGUENOS EN LA RAZÓN