jueves, 29 junio 2017
12:45
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

España triplica la tasa mundial de paro juvenil

  • La crisis ha sido especialmente dura para los jóvenes. En el caso de España ha sido desvastadora.

MADRID- Los jóvenes han sido uno de los colectivos más castigados por el aumento del desempleo desde el inicio de la crisis. En 2009, la tasa de paro juvenil mundial alcanzó cotas históricas al situarse en el 13%.
En el caso de España la situación es bastante peor, ya que la tasa de paro entre los jóvenes, según los últimos datos de la EPA (Encuesta de Población Activa), es del 42,06%, una cifra tres veces superior a la global y a la de países de nuestro entorno como Reino Unido y Alemania. La EPA del segundo trimestre pone de manifiesto que hay 871.000 desempleados entre 16 y 25 años, con una cifra de ocupados de tan sólo 1.199.900 jóvenes.
Futuro poco prometedor
El futuro no pinta mucho mejor. Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hasta final de año el desempleo de este colectivo seguirá aumentando. Las previsiones para el próximo año mejoran ligeramente, pues se estima una tasa del 12,7%. Ser mujer joven equivale a tener más dificultades para hacerse un hueco en el mercado laboral. Entre ellas, la tasa de paro es del 13,2%, frente al 12,9 por ciento de los hombres.
El estudio pone de manifiesto cómo en los países cuyas economías están en desarrollo –donde vive el 90% de los jóvenes– son más vulnerables al desempleo, por lo que la crisis se traduce en menor cantidad de horas trabajadas y en reducción de salarios para los pocos que pueden mantener un empleo formal. En consecuencia, 152 millones de jóvenes –el 28% de todos los jóvenes trabajadores en el mundo – trabajaron en 2008 pero permanecieron en la pobreza extrema al disponer de menos de 1,25 dólares al día. La Unión Europea registró un aumento del 4,6% del desempleo juvenil en 2009, su mayor subida de la historia, y especialmente acentuada en España y Reino Unido, donde la crisis golpeó de forma especial al sector juvenil.

SIGUENOS EN LA RAZÓN