MENÚ
jueves 23 noviembre 2017
17:26
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Con su permiso Señor Rubalcaba por Teresa JIMÉNEZ-BECERRIL

Tiempo de lectura 2 min.

25 de julio de 2010. 01:16h

Comentada
25/7/2010

A estas alturas no voy a decir nada nuevo si recuerdo que la mayoría de las víctimas del terrorismo no se fían de Zapatero ni de todos aquellos que siguen sus órdenes. Por tanto las declaraciones de Rubalcaba, en las que declara con toda la desvergüenza, que los terroristas que están en Nanclares de Oca no son de ETA no nos han cogido por sorpresa. ¿Pero usted se cree que los españoles son tontos? ¿Ha pensado en cómo se les habrá quedado el cuerpo y el alma a los familiares de los asesinados por los etarras que hoy, de la noche a la mañana, han quedado absueltos de sus culpas por obra y gracia de nuestro ministro del Interior? No quiero ni pensar cuando me llegue la hora de escuchar a mí que el terrorista que disparó contra mi hermano y su mujer no es de ETA. Si seguimos así nuestros mártires que derramaron su sangre por España y por la libertad habrán muerto  por un fatal destino. No Sr. Rubalcaba,  los presos que usted y su Gobierno están excarcelando para satisfacer a ETA mataron por la independencia del País Vasco y eligieron cuidadosamente a quienes defendían su patria, esa que ustedes desprecian. Y no es sacando a los presos etarras a la calle y despojándolos de su verdadera identidad como se les derrota. ¿A quién creen que engañan? Lo que estamos viendo es una componenda. No se olvide Zapatero y compañía que los españoles no queremos componendas con asesinos de niños. A ver si tiene valor Rubalcaba de ir el 4 de agosto a celebrar el aniversario del asesinato de Silvia, la niña que mataron en Santa Pola, y decirle a Toñi, su madre, que si los etarras que asesinaron a su hija firman un papel de falso arrepentimiento, tendrán grandes beneficios porque han pedido perdón y por tanto ya no son etarras. ¿Qué beneficio tuvo esa chiquilla cuya única culpa era que su padre eligiese servir a España?


Nada es lo que parece
Creo que en este país donde nada es lo que parece, la inseguridad es total; los etarras no son etarras, las naciones no se sabe lo que son, la crisis no es una verdadera crisis... lo único que es seguro es que quienes nos gobiernan son capaces de vender su alma al diablo por seguir en el poder. O si no que me expliquen por qué Zapatero sigue empeñado en negociar con ETA con el aplauso de quienes mercadean por Europa con la sangre de nuestros seres queridos y lo que es más repugnante, dicen hacerlo en nombre de la Paz.

Teresa JIMÉNEZ-BECERRIL

 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs