miércoles, 28 junio 2017
04:38
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Fallece Santiago Carrillo a los 97 años

En declaraciones en la puerta del domicilio familiar donde permanecían los restos mortales de Carrillo, Santiago Carrillo Menéndez, primogénito del histórico dirigente del PCE, ha señalado que la familia está gestionando a última hora de la tarde el lugar donde ubicar la capilla ardiente.

Finalmente, se instalará en el Auditorio Marcelino Camacho de Comisiones Obreras en Madrid, según han informado a Europa Press fuentes del sindicato.

La capilla ardiente quedará abierta a lo largo de la mañana de este miércoles aunque la hora exacta todavía no ha sido concretada. El sindicato ha acogido así la petición de la familia de Carrillo que ha realizado varias gestiones para que la capilla ardiente quedara instalada en un lugar público de la capital.

"Queremos que sea un lugar público de Madrid porque mi padre ha sido un hombre público y comprometido con la izquierda", ha apostillado su hijo.

El histórico dirigente del PCE ha fallecido en su domicilio de Madrid a los 97 años mientras dormía la siesta a causa de una insuficiencia cardiaca y ha muerto sin enterarse, ha explicado su hijo. "Ha sido una muerte tranquila después de unos días en los que se había ido debilitando", ha indicado.

Durante estos días, ha explicado, Carrillo se ha mantenido "lúcido" y "no ha perdido la cabeza en ningún momento" e, incluso, en las últimas horas ha comentado con sus allegados la reciente dimisión de Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad de Madrid y diputada regional, así como la masiva manifestación del pasado sábado en Madrid contra los recortes del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Durante los últimos días el exdirigente comunista estuvo arropado por sus familiares y tras producirse su fallecimiento han sido muchas las llamadas de amigos y allegados que se han puesto en contacto con la familia para lamentar esta pérdida, entre las que el primogénito de Carrillo ha destacado la del Rey Juan Carlos.

Homenaje en el Congreso
El hijo de Carrillo ha explicado igualmente que a la familia le gustaría que su padre recibiera un homenaje en el Congreso. "Mi padre fue un hombre importante en la Transición aunque esta decisión le corresponde al Congreso", ha apostillado.

Asimismo, ha anunciado el deseo de su padre de ser incinerado y que sus cenizas sean arrojadas "al mar de Gijón", lugar de nacimiento del histórico dirigente del PCE.

Carrillo ha sido ingresado de urgencia los últimos años debido a diferentes dolencias. La última de ellas fue el pasado 17 de julio en la planta de neurología del hospital madrileño Gregorio Marañón por un problema de riego sanguíneo, aunque fue dado de alta dos días después.

El 20 de abril de este año, pasó por el mismo hospital para ser intervenido de una apendicitis. En octubre de 2011 fue una infección urinaria lo que motivó que pasara por el hospital. En 2008, ingresó en otro hospital de Madrid por una insuficiencia cardiaca.

Histórico dirigente del PCE
Santiago Carrillo Solares, exsecretario general del PCE, nació en Gijón (Asturias) el 18 de enero de 1915, donde pasó buena parte de su infancia. A los nueve años, se trasladó a Madrid junto al resto de su familia cuando su padre fue nombrado dirigente nacional de PSOE y UGT.

Con la llegada de la II República, se encuadró en la minoría revolucionaria del Partido Socialista y en 1934 fue nombrado secretario de las Juventudes Socialistas. Ese mismo año empezó a colaborar estrechamente con el líder revolucionario del PSOE Largo Caballero y participó en la Revolución de 1934.

Por ello, Carrillo fue detenido y no saldría de la cárcel hasta 1936. Ya en libertad, los representantes de la Internacional Comunista le propusieron viajar a Moscú para negociar la unificación de Juventudes Comunistas y Juventudes Socialistas. De la URSS, volvió al frente de las Juventudes Socialistas Unificadas.

Durante la Guerra Civil, Carrillo abandonó el PSOE y se afilió al PCE y fue nombrado consejero de Orden Público por la Junta de Defensa de Madrid, establecida para cubrir el vacío de poder en la ciudad.

Para evitar que el ejército de Franco ampliase sus efectivos, la Junta de Defensa decidió evacuar en convoyes a los presos de las cárceles madrileñas, así como a todos aquellos civiles y militares afines a los nacionales.

Diversos miembros del ejército republicano desalojaron esos autobuses y fusilaron a sus pasajeros en Paracuellos del Jarama (Madrid). Carrillo siempre negó su participación, aunque desde la derecha siempre se le acusó de haber amparado o permitido los fusilamientos.

En 1939, Carrillo se refugió en Francia después de la victoria del general Franco y desde el exilio encabezó la lucha contra el régimen, convirtiendo al PCE en una de las formaciones políticas más beligerantes contra la dictadura.

En 1976, meses después de la muerte de Franco, regresó a España de manera clandestina para forzar al Gobierno de Adolfo Suárez a negociar la legalización del PCE, hecho que ocurrió en abril de 1977, siendo Carrillo elegido diputado por Madrid en las primeras elecciones democráticas.

Tras su expulsión del PCE en 1985, un año más tarde, Carrillo fundó el Partido de los Trabajadores de España-Unidad Comunista (PTE-UC), que no logró buenos resultados electorales.

Carrillo abandonó la política activa y se dedicó a escribir, dar conferencias y participar en programas radiofónicos hasta el final de su vida. En 2005, fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Madrid.

Entre sus obras como escritor, destacan 'Después de Franco, ¿qué?' (1965); 'Memorias' (1993); 'La Segunda República. Recuerdos y reflexiones' (1999); 'La crispación en España. De la Guerra Civil a nuestros días' (2008), y 'Dolores Ibárruri. Pasionaria, una fuerza de la naturaleza' (2008), entre otros.

SIGUENOS EN LA RAZÓN