sábado, 30 mayo 2015
18:15
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

historico

El PSC allana el camino a Trias para aprobar la hoja de ruta del mandato

  • El alcalde y Jordi Martí cierran un acuerdo que vuelve a dividir a los socialistas

  • 1

Barcelona- Xavier Trias y Jordi Martí se reunieron ayer por la mañana y culminaron cinco largos meses de negociaciones para allanar el camino al alcalde de Barcelona en el Plan de Actuación Municipal (PAM), una hoja de ruta que estaba totalmente encallada, aunque CiU tiene que salvar aún un escollo. Se trata, en definitiva, de la necesidad de sumar a los dos concejales de Unitat per Barcelona, Jordi Portabella y Joan Laporta, porque los catorce regidores de CiU con la abstención de los socialistas en la votación del 5 de octubre –ese es el pacto al que llegaron– suman los mismos que PP e ICV, que se oponen a la hoja de ruta que ha dibujado el convergente.

El proceso para llegar al pacto no ha sido fácil, más bien todo lo contrario. La federación del PSC de Barcelona, que encabeza Carles Martí, ha aireado en las últimas semanas públicamente su disconformidad coincidiendo con la crisis del partido a nivel parlamentario. Las bases se oponen a que el heredero del puesto de Jordi Hereu en el Ayuntamiento pacte con CiU un asunto tan importante como el guión a seguir en los próximos años, después de que los nacionalistas les arrebataran la alcaldía de Barcelona por primera vez.

La semana pasada todo hacía presagiar que los socialistas forzarían a Jordi Martí a dar un «no» al acuerdo, pero anoche fue el propio implicado quien explicó su postura en una conferencia en Barcelona. Hoy el consejo territorial de la federación del PSC analizará el pacto.

Cesiones mútuas
Fuentes consultadas explican que, finalmente, el acuerdo entre CiU y PSC para allanar el camino a Trias ha sido posible porque ambas formaciones han cedido hasta llegar a «medio camino entre los intereses de ambos». Desde CiU mostraron su alegría, conscientes de que tienen que sumar a los independentistas, y que, además, se abre un nuevo examen como es el de buscar apoyos para la aprobación de las ordenanzas fiscales –noviembre– y los presupuestos –diciembre– porque el pacto con el PSC  no va más allá del PAM.

Si bien CiU acordó las cuentas de este año con el PP, difícil se antoja que vuelva a ocurrir porque, aunque todos apelan a la responsabilidad para llevar adelante a Barcelona en estos difíciles momentos, Alberto Fernández descarta ayudar a Trias si se apoya en los socialistas puesto que considera que el cambio real no se ha producido en Barcelona y también entienden los populares que es necesario que alguien marque al alcalde.

Jordi Martí logra con este acuerdo ganar una visibilidad que necesita. El heredero del puesto de Jordi Hereu es conocido en el mundo de la cultura, pero no eentre los habitantes de Barcelona. Ayer apeló a la gobernabilidad para justificar la sociovergencia.
 

Síguenos en