MENÚ
jueves 23 noviembre 2017
15:44
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Un tapón gigante para evitar inundaciones en el suburbano

  • Un tapón gigante para evitar inundaciones en el suburbano
Eva M. Rull . 

Tiempo de lectura 2 min.

17 de noviembre de 2012. 22:40h

Comentada
Eva M. Rull .  18/11/2012

Consecuencia de los destrozos de «Sandy», han surgido montones de propuestas que evitarían daños graves si sucesos naturales tan destructivos volvieran a producirse. Casi todos tal como se proponen, desaparecen del recuerdo, aunque éste no es el caso. La empresa ILC Dover propone un gigantesco tapón  para frenar las inundaciones del suburbano y la expansión de gases e incendios. El balón quedaría sujeto al hueco del raíl (ocupa medio metro doblado) y una vez dada la señal de alarma, se abriría desde su bolsita, para inflarse con aire o agua.


El departamento americano de Seguridad del Territorio ha probado el sistema con excelentes resultados. Se preparó un túnel de 4,88 metros de diámetro y 10,67 de largo y se consiguió frenar el agua enchufada a una presión de 1,2 kg fuerza/cm3. El tapón se infló en dos minutos y alcanzó su presión máxima en 10, con 132.400 litros de aire. La estructura está compuesta de tres capas que consiguen hacer la bola impenetrable al agua a presión, una que contiene el aire, un sistema de retención y otro que soporta la presión. El material utilizado es Vectran, una fibra fuerte y ligera trenzada que la empresa ya ha utilizado en otros desarrollos para la NASA, mientras que sistemas de una sola capa podrían funcionar como cortafuegos o contra gases y niveles de agua de menor presión.


El primero de ellos estará instalado en uno o dos años, según informa la compañía. Sobre el precio tampoco se atreven a adelantar nada, aunque «lo importante es que el coste es menor que posibles sistemas de compuertas porque no son necesarias modificaciones del metro y puede estar abierto mientras se instala», detalla Dave Cadogan, director de ingeniería de ILC Dover. Para Lorenzo Correa Lloreda, del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, «cualquier obra nueva en zonas limítrofes a cauces, debe tener en cuenta su existencia y su elasticidad periódica. En zonas ya afectadas por la urbanización, sólo puede adoptarse una línea de actuación: información, para que los usos permitidos en zonas inundables sean lo menos peligrosos, además de incentivar la contratación de seguros y redactar planes directores de avenida en los que se definan las correcciones estructurales a adoptar. Tanques de tormenta, ideales si hay donde situarlos y sabiendo que son costosos. Muros y barreras, bienvenidos sean, si además de evitar la entrada del agua, permiten que salga después. Si no sale por sí sola, hay que sacarla y eso cuesta dinero. Cuidado con la falsa seguridad, asumamos los riesgos y definamos cómo salir de ahí en el peor de los casos y a qué cota debemos almacenar los bienes más preciados».
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs