MENÚ
miércoles 20 septiembre 2017
21:35
Actualizado

«Crepúsculo» revela su último secreto

  • A su creadora le ofrecieron 750.000 dólares por los derechos de tres libros. Hoy, la trilogía se ha convertido en una serie de cuatro de la que ha vendido más de 100 millones. «La segunda vida de Bree Tanner» completa la colección.

Stephenie Meyer se ha convertido en menos de cinco años en una de las amas de casa más acaudaladas de Estados Unidos. Los protagonistas de la saga «Crepúsculo», Bella, Alice y Edward, «surgieron de un sueño», como ha explicado reiteradamente Meyer, y ahora se han convertido en los personajes más deseados entre los adolescentes de todo el mundo.


«Crepúsculo», «Luna nueva», «Eclipse» y «Amanecer» componen la serie, y en ella se narra la historia de amor entre un vampiro y una humana: «La trama engancha desde la primera página», comenta María Moreno, fan de la saga y de las películas porque «son muy fieles al texto original», añade. Mañana sale a la venta el último libro que completa la colección, «La segunda vida de Bree Tanner», y que a diferencia de los otros cuatro «tochos» (cada uno tiene más de 500 páginas), sólo cuenta con 200.


En el quinto libro, su autora ahonda en la vida de una de las vampiresas, Bree Tanner, que aparece por primera vez en «Eclipse»: «Su historia surgió como complemento a la saga, quería darle más matices a los personajes», explica la novelista. Este lanzamiento, de carácter mundial, congregará a cientos de seguidores en la Feria del Libro de Madrid. Pero no será el único sitio donde los fieles a la saga se reúnan. La Fnac de Valencia abrirá sus puertas esta misma noche para poner a la venta, en primicia, la obra.


Con esta nueva entrega, Meyer «pone fin a la colección», asegura su publicista, Megan Tingley, a pesar de las súplicas de sus fans, que esperan un sexto libro, a raiz de un texto inédito que circula por internet  y en el que se relata la trama desde el punto de vista del vampiro, Edward Cullen. Lo cierto es que la descarga ilegal de «Sol de medianoche», título de la inacabada novela, ha disgustadotanto a su autora que ha decidido no terminarla. Pero tampoco lo necesita. Sus libros se han vendido en más de 50 países y están traducidos a más de 38 idiomas.

Los rechazos

En 2005, a Stephenie Meyer la convencieron de que mandara su historia de amor y mordiscos a varios editores a ver si tenía suerte. Ella se decidió y envió una copia a 15 editoriales. Diez la rechazaron y sólo una decidió apostar seriamente por su escrito. En principio le ofrecieron 750.000 dólares por los derechos de tres libros que conformaran una serie sobre vampiros.

Hoy, se han vendido más de cien millones de copias en todo el mundo y en España, concretamente, 1,5 millones de ejemplares. Un éxito que ni Meyer ni sus editores se imaginaban: «No esperaba este fenómeno, ha cambiado mi vida», apuntaba su creadora cuando sus novelas empezaron a sobresalir entre las listas de los más vendidos. La fama, como a muchos actores, le llegó de golpe y desde el éxito de su versión cinematográfica se ha alejado de los medios y de sus millones de fans: «No concede entrevistas, ni hace promoción de sus obras. El año pasado vino a firmar a la Feria del Libro y hace dos, mandó un vídeo saludando a todos los lectores españoles, pero ya no», explica Javier Ruescas, el creador de la página web en español de los seguidores de «Crepúsculo»  y cuyo foro recibe más de 80.000 visitas diarias.


No es raro descubrir a chicos entre sus fieles; sin embargo, para Ruescas no es nada extraño: «En estas novelas no sólo encuentras amor, también hay acción y peleas», concluye. El fenómeno de «Crepúsculo» recuerda también a otra serie para adolescentes y que, al igual que los vampiros, batió récords en taquilla, «Harry Potter». No obstante, para Ruescas, que se ha convertido en uno de los escritores noveles más reconocidos de la literatura juvenil, las dos historias «están dirigidas a públicos diferentes. Potter es otro tipo de fenómeno, es para mayores de 11 años, pero ‘‘Crepúsculo'' empieza a interesar a partir de los 13», dice.

Su difusión, a través de las redes sociales, ha sido una de las claves del éxito. El boca-oreja por medio de Facebook, Twitter y todos los foros que se han creado a su alrededor han promovido que la primera y la segunda parte de los relatos de Meyer se hayan convertido no sólo en best-sellers, sino también en dos taquillazos. «Crepúsculo» y «Luna Nueva» han recaudado 1.100 millones de dólares. Asimismo, como indica un informe de la revista «The Hollywood Reporter», «Crepúsculo» es la quinta cinta más pirateada de internet, con  más de ocho millones de descargas. Si a esto le añadimos el «merchandising» que se distribuye con el sello de «Twilight» (crepúsculo en inglés).

Campaña de márketing
Estos ingredientes  forman parte de una campaña de márketing que, a pesar de la negativa de Meyer de seguir con la serie, no tiene ninguna pretensión en cesar de generar ingresos.  Sin ir más lejos, el próximo 30 de junio llega a los cines «Eclipse», y donde aparece Bree Tanner, a la que da vida la joven Jodelle Ferland. Sólo sus protagonistas han sido los afortunados de leer, antes que nadie, «La segunda vida de Bree Tanner», porque  así, «los actores podían descubrir un poco más sobre sus personjes y las relaciones que existen entre ellos», explica Stephenie Meyer. Una vez finalizado el rodaje, se quemaron todas las copias.


Pasando de los lectores

Javier Ruescas tiene 22 años y es el creador de la única página web en español para los fans de «Crepúsculo»: «Una amiga me convenció para que leyera el primer libro y me enganché. Cuando quise ponerme en contacto con otros lectores de la saga, descubrí que no existía ninguna web en español y la cree yo». Esta iniciativa le puso en contacto con la editora de la novela en nuestro país y le llevo a conocer a su autora: «Al principio era encantadora, muy tímida, pero divertida. Ahora ya no hace tanto caso a sus lectores», explica. Ruescas no sólo se ha convertido en el nexo de unión entre la editorial y los fans, también es un escritor conocido. Ha publicado tres novelas de trama fantástica: «A los jóvenes ya no nos da vergüenza reconocer que nos gusta leer y escribir», explica en referencia al auge de autores veinteañeros.

 

SIGUENOS EN LA RAZÓN