sábado, 29 agosto 2015
05:05
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

Detenidos por intentar vender un falso Picasso por un millón de euros

  • La Policía Nacional han detenido a cuatro personas que pretendían vender un falso cuadro de Pablo Ruiz Picasso por un millón de euros, según un comunicado de la Policía.

El óleo, que reproducía la obra "Buste de Jeune Garçon", de 1964, se acompañaba de un certificado de autenticidad falsificado a nombre de la hija del pintor, Paloma Picasso.

Entre los arrestados figura un conocido anticuario madrileño, actual propietario de la obra, mientras que los otros tres implicados actuaban como intermediarios de una mercantil sevillana y ofrecían la posibilidad de adquirir el lienzo a anticuarios, galeristas, fundaciones, artistas y responsables de salas de subastas.
   
La investigación se inició el pasado mayo, cuando se descubrió que se estaba intentando realizar la venta de una falsificación de esta obra, que ofrecía una mercantil sevillana e iba acompañado de un certificado firmado por Paloma Picasso, así como de un escrito mecanografiado en francés firmado por un reputado galerista galo, lo que proporcionaba una gran fiabilidad.

Tras llevar a cabo varias pesquisas, los agentes consiguieron localizar la obra en la capital hispalense antes de ser vendida y posteriormente se solicitó un estudio del cuadro al Museo Picasso para determinar su falsedad y la respuesta de los expertos determinó que se trataba de una falsificación.
      
La obra original está certificada por Maya Widmaier Picasso, y no como en el caso de la copia, que figura a nombre de Paloma Picasso.

Comprobada la tentativa de estafa, los investigadores procedieron a la detención de los tres intermediarios implicados en el intento de venta y del anticuario y propietario actual.
       La investigación ha sido realizada por el Grupo de Robos y Patrimonio Histórico de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental y el Grupo de Patrimonio Histórico de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña.

SIGUENOS EN LA RAZÓN