domingo, 26 marzo 2017
22:30
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Segunda negativa para la marcha atea

MADRID- La Delegación del Gobierno en Madrid observa «evidente voluntad de provocación» a los católicos en la convocatoria de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (Amal), por eso ayer les denegó el permiso para celebrar una marcha atea el próximo Jueves Santo coincidiendo con las procesiones católicas. De esta forma la actual delegada, Cristina Cifuentes, revoca por segundo año consecutivo la petición de esta asociación que, junto a la Asamblea Vecinal La Playa de Lavapiés, ha convocado a sus simpatizantes a participar en una «procesión»  «contra los privilegios de la iglesia». Cifuentes ha basado su decisión en informes técnicos y jurídicos emitidos por el Ayuntamiento de Madrid, la Jefatura Superior de Policía y la Abogacía del Estado –los tres coinciden en su negativa a que se celebre la protesta–, en los que se alerta del «riesgo de que se produzcan alteraciones de orden público» y de que esta marcha pueda «afectar negativamente a la movilidad de la zona centro».

En concreto, la Delegación del Gobierno detalla en su comunicado seis motivos para razonar su decisión: el lugar elegido, un recorrido por el centro en el que la protesta coincidirá con las procesiones previstas en la Semana Santa de la capital; el horario, a las 20:00 horas, que será el mismo que el de las marchas católicas; que las procesiones son también un atractivo cultural de la ciudad cuyo patrimonio histórico está ampliamente reconocido; que los tres recorridos propuestos por los convocantes de la marcha atea estarían muy próximos a las procesiones y a los actos litúrgicos organizados por la Iglesia, y que, creen, es «más que probable» que esta manifestación provoque otra serie de protestas o contra-manifestaciones de las que se podrían derivar problemas de orden público. Pero, sobre todo, el gabinete de Cifuentes destaca que se pretende llevar a cabo en un día «de especial significado para las personas que tienen unas determinadas creencias religiosas como es el Jueves Santo».

Van a recurrir
Con argumentos muy similares, la ex delegada del Gobierno Dolores Carrión ya obligó el año pasado a los mismos convocantes a retrasar un mes su marcha atea.  En 2011 la Delegación ya impidió a la asociación de vecinos de Lavapiés y a Amal que su protesta coincidiera con la Semana Santa. Luis Vega, presidente de esta asociación, mostró ayer su «desacuerdo» con la resolución y dejó abierta la puerta a la celebración de su «procesión» en los plazos y tiempos previstos. Hoy se reunirán para decidir si recurren la decisión de Cifuentes ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid –que también les quitó la razón el año pasado argumentando que infringe el derecho a la libertad religiosa– y debatirán en asamblea si, a pesar de la prohibición, siguen adelante con la marcha.

 

Otro Jueves Santo
Aunque no tienen autorización, los convocantes de la marcha atea ya han comenzado a distribuir carteles con información sobre la convocatoria y hoy decidirán en asamblea si celebran su «procesión» o acatan la Ley. El año pasado la Delegación tampoco les permitió celebrar su marcha durante la Semana Santa.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN