jueves, 30 julio 2015
00:34
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

Estudian el caso de un hombre al que ver porno le da dolor de cabeza

Ver películas porno se ha convertido para un joven de India en una auténtica pesadilla. Cada vez que lo hace se le levanta dolor de cabeza. Pero no una simple molestia. El dolor es tan fuerte que tiene que tomarse analgésicos simplemente media hora después de empezar a ver estas escenas. En una ocasión, incluso, a los diez minutos de ponerse delante de este contenido sexual.

Su extraño caso está siendo estudiado por equipo médico, que por el momento no ha encontrado una explicación. De hecho, su dolencia ha merecido un hueco en la revista médica Archives of Sexual Behavior.

"Poco a poco, este hombre empezó a abstenerse de ver los videos como una forma de evitar dolores de cabeza", aseguran los investigadores de la Universidad Guru Gobind Singh Indraprastha University, en Nueva Delhi, India, que llevan el caso.

Lo realmente llamativo de este curioso caso es que los fuertes dolores de cabeza no están asociados al sexo o a la masturbación, lo que es más habitual, sino simplemente con el hecho de ver porno, según explicó a la cadena estadounidense ABC News Dawn Buse, profesor asociado de neurología en el Albert Einstein College of Medicine y director de medicina del comportamiento en el Centro de Dolor de Cabeza Montefiore en Nueva York.

Las consecuencias de ver porno

Buse explicó que alrededor de 1 por ciento de la población - en su mayoría hombres - tiene dolores de cabeza asociados con la actividad sexual, en cualquiera de sus variantes. Además, la excitación puede causar cambios en la tensión muscular, sensibilidad de los nervios y el flujo sanguíneo en el cerebro que aumentan la percepción del dolor.

Como mejor forma de prevenir lo que le está ocurriendo, el paciente ha afirmado que está dispuesto a abandonar su afición por ver películas pornográficas, para no tener que seguir tomando 400 miligramos de ibuprofeno y 500 miligramos de paracetamol cada vez que lo hace, o incluso antes de presenciar imágenes de contenido sexual.

SIGUENOS EN LA RAZÓN