jueves, 29 junio 2017
08:45
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Con los 220 millones que reciben los sindicatos no se congelarían un millón de pensiones

  • Sólo con el presupuesto de los ministerios de Vivienda e Igualdad se podría evitar la drástica congelación de las pensiones

MADRID- El recorte tal vez más dramático de los anunciados por el Gobierno para tratar de embridar en la medida de lo posible el desbocado déficit público es el que atañe a las pensiones. Según los sindicatos, entre cinco y seis millones de jubilados se van a ver afectados por la decisión del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de congelar todas aquellas prestaciones que no sean mínimas o no contributivas. El Gobierno espera ahorrar cerca de 1.300 millones de euros apretando el cinturón de estos jubilados.

El recorte que esperan conseguir desde La Moncloa equivale al coste del Ministerio de Vivienda, uno de los departamentos que el líder del PP, Mariano Rajoy, ha propuesto eliminar para aligerar el gasto público. El ministerio que dirige Beatriz Corredor maneja para este año un presupuesto de 1.478 millones y, aunque su eliminación no conllevaría igual ahorro –sería necesario crear una secretaría general para sustituirlo y recolocar a los funcionarios que trabajan en el mismo–, sí que aligeraría de forma sensible la carga del Estado.


Igualdad
Algo similar ocurriría con el Ministerio de Igualdad, que dirige Bibiana Aído. Con una partida de 109,7 millones de euros, su utilidad ha sido cuestionada no sólo ahora sino desde el mismo momento en que fue creado por Rodríguez Zapatero a comienzos de esta Legislatura.
De nuevo cuño es igualmente la Vicepresidencia Tercera del Gobierno de Manuel Chaves, que maneja un presupuesto de 186 millones de euros y que también está en el punto del mira del Partido Popular, si bien el resto de partidos de la oposición tampoco verían con malos ojos su supresión. A excepción del Partido Socialista, todos han pedido hasta en tres ocasiones al Ejecutivo socialista desde comienzos del pasado año que suprima ministerios para hacer más llevadera la precaria situación de las arcas públicas. wLo que sí supondría un ahorro inmediato para el Estado sería la supresión de las ayudas directas a los propios partidos. Según los Presupuestos Generales de 2010, las formaciones con representación en las Cortes recibirán este año la nada despreciable cantidad de 85,41 millones de euros, casi 15.000 millones de las antiguas pesetas, en concepto de subvenciones ordinarias y seguridad.

Los sindicatos también reciben ayudas de este tipo de difícil seguimiento bajo el vago epígrafe de «actividades de carácter sindical». En total, CC OO y UGT percibirán en 2010 por este concepto cerca de 20 millones de euros, a los que se suman otros 200 que el Estado les entrega para realizar cursos de formación, a los que también hay que añadir los que entregan comunidades o ayuntamientos y que resultan de casi imposible recopilación. Con esos 220 millones de euros, un millón de pensionistas no verían afectada su pensión. El cine también se lleva un buen pellizco de las arcas públicas. Este año se irán en subvenciones al sector 100 millones de euros –según consta en los Presupuestos del Estado–, una inversión de dudosa rentabilidad. En 2008, el Ministerio de Cultura entregó para este fin algo más de 80 millones y las películas españoles ni siquiera recuperaron tal cantidad en taquilla.

SIGUENOS EN LA RAZÓN