viernes, 28 julio 2017
16:53
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Recomiendan dar el pecho junto con las comidas hasta los dos años

La lactancia materna debería mantenerse al menos durante los seis primeros meses de vida del niño y continuar el amamantamiento junto con las comidas complementarias hasta los dos años de edad o más, según ha afirmado el doctor Juan José Lasarte, miembro del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría. Los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de   Estadística (INE) reflejan, sin embargo, que esto no se está produciendo: si bien el 80 por ciento de las madres opta por la   lactancia materna en el momento de dar a luz, esta cifra se reduce al 68 por ciento como alimento único a las seis semanas del nacimiento, al 52 por ciento a los tres meses, y al 25 por ciento a los seis   meses. «El abandono se debe a la obligada incorporación al puesto de trabajo y al ritmo de vida de muchas mujeres que les impide   compatibilizar la lactancia con sus actividades laborales», ha señalado Lasarte. Por este motivo, ha indicado que cree que «se debería flexibilizar el momento de la reincorporación e impulsar medidas que favorecerían mantener durante el mayor tiempo posible la lactancia». Asimismo, el doctor ha presentado el foro que el Comité de Lactancia Materna ha creado en la página web www.aeped.es. En este sentido, ha explicado que las dudas más frecuentes entre las madres que dan el pecho a sus hijos «están relacionadas con la ganancia de peso (si la leche de la madre le alimenta lo suficiente o si se queda con hambre) y con el momento de abandonar la lactancia y   empezar a introducir nuevos alimentos en la dieta del niño». «La sensación por parte de la madre de que no tiene suficiente leche o de que no es de buena calidad y que, por tanto, no alimenta a su bebé, explica, es el motivo que con más frecuencia se consulta a los profesionales, y el que más se aduce para el abandono de la lactancia materna», ha asegurado. La mayoría de las veces, ha indicado que «se debe a malas prácticas como posturas erróneas, pero también al inicio tardío de la lactancia natural y la utilización de suplementos». «Prácticamente todas las mujeres producen la leche necesaria para alimentar de forma natural a uno e incluso dos hijos», ha afirmado. Sin embargo, el doctor ha recalcado que en los casos de recién nacidos muy prematuros o enfermos, «cuando una madre no dispone de leche para su propio hijo o no produce suficiente volumen, la leche humana donada pasteurizada es la opción más recomendable». Lasarte ha destacado que la leche materna contiene todo lo que el niño necesita durante los primeros meses de la vida, «pero los beneficios no son sólo para el niño, sino también para las mujeres que amamantan» ya que, según este experto «recuperan su figura con más rapidez, previene la aparición de la anemia tras el parto, y también tienen menos riesgo de hipertensión y depresión postparto». Además ha afirmado que «la osteoporosis y los cánceres de mama y de ovario son también menos frecuentes en estas mujeres».         

SIGUENOS EN LA RAZÓN