MENÚ
lunes 25 septiembre 2017
01:22
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Madrid Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

La porra antequerana entre romana y malagueña

  • Perteneciente al grupo de sopas frías españolas, la porra antequerana es prácticamente idéntica al salmorejo cordobés, pero originaria y típica, como su apellido indica, de Antequera, Málaga; mientras que el nombre evoca el mazo o porra con el que antiguamente majaban los ingredientes.

El origen de la receta se pierde en los vericuentos de la Roma Imperial, donde los campesinos la preparaban golpeando con una piedra en forma de porra sobre los ingredientes depositados en un cuenco de madera. La masa obtenida se llamaba salmorium y se consumía como almuerzo para recuperar energías. En su conquista de la provincia que llamarían Hispalis, básicamente la Andalucía actual, dejaron allí este plato al que siglos después y tras la conquista de América los locales añadieron tomate y pimiento.

Los beneficios

Protege el corazón y ayuda al anti envejecimiento
Es una preparación culinaria  isotónica, de gran interés en época estival ya que hidrata, aporta vitaminas, minerales y antioxidantes de los vegetales, junto al licopeno del tomate, un micronutriente que tiene el potencial de reducir notablemente la incidencia de las patologías cancerosas de próstata, pulmón y tracto intestinal, a la vez que actúa como protector cardiovascular y anti envejecimiento. Además, a los bien conocidos beneficios de una grasa tan saludable como el aceite de oliva, se une el aporte proteínico de calidad del jamón serrano y del huevo (proteína-patrón), junto al potencial vasodilatador del ajo, que contribuye a refrescar el organismo.
 

La receta

Ingredientes
2 tomates bien maduros
2 pimientos rojos
2 dientes de ajos
3 rebanadas de pan duro candeal con miga apretada
2 cucharadas de vinagre de vino
1 cucharón de aceite de oliva
1 huevo duro
150 g. de trocitos de jamón serrano en tacos
Sal al gusto

Preparación
1-En un plato se humedece durante un rato el pan cortado en lascas.
2-Aparte, se quita la piel y las pepitas a los tomates, se lavan y cortan los pimientos y se pelan los ajos enteros.
3-Luego se pone todo en el vaso de la batidora, se le añade el vinagre, el aceite de oliva virgen, la sal al gusto, y por último se tritura hasta obtener un puré de mayor consistencia que el gazpacho.
4-Se deja en el frigorífico durante una hora y, finalmente, muy frío, se sirve en una sopera o cuenco grande, decorado con trocitos de jamón en dados y  ralladura de huevo duro, espolvoreando con eneldo fresco o seco.

SIGUENOS EN LA RAZÓN