jueves, 17 agosto 2017
15:20
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

«Echeve» propone 25 planes gratuitos para divertirse en los tiempos de crisis

Valladolid- Jugar como los niños, ordenar papeles viejos, sentarse en un banco, asustar (solo un poquito) a otros viandantes, contar estrellas, mirar escaparates o sacar fotos sin máquina. Éstos son algunos de los episodios que forman «Plan B. 25 actividades gratuitas para tiempos de crisis», que acaba de publicar Josemaría Echeverría «Echeve», en Peripecia editorial, con el objetivo de ofrecer «un montón de cosas maravillosas que nadie nos puede arrebatar, por mucha crisis que haya». Un soplo de aire fresco, plasmado en 120 páginas, que va dirigido, «como los juegos Educa», a un público de entre nueve y 99 años. «No ofenden ni al niño de diez años, ni al sabio de 85», apostilla.

«Echeve», que trabaja como director de arte en dos editoriales palentinas, como Cálamo y Menoscuarto, confiesa que la elaboración de este texto parte de una experiencia personal, hace dos años. «Salía del trabajo cabizbajo, absorto en mis pequeños problemas, cuando vi a una mujer disfrutando mientras jugaba con y como los niños. Ahí me di cuenta de que a veces me estaba perdiendo muchas cosas importantes de la vida, de manera que me lancé a redactar una lista con esos pequeños asuntos maravillosos».

De hecho, «Echeve», añade que «quizás con la edad y el paso del tiempo terminamos confundiendo valor y precio, porque las cosas bellas ni son el lujo ni son un lujo. De hecho, la mayoría se nos dan gratis, y era una buena idea transmitirlas». En este contexto, incide en que «el libro pretende mostrar el valor de lo aparentemente inútil». Trata de aportar una mirada diferente a prácticas habituales, como bailar (con o sin música), dibujar o esperar. «Busco mandar un mensaje muy claro ante la crisis, por mal que vengan dadas, ahora bien, no digo que yo solucione la situación, porque hay muchas personas que pasan momentos muy duros». Sobre la crisis, «Echeve» incide en que «esta crisis es el reflejo de otras muchas interiores, de principios que hemos olvidado».
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN