viernes, 29 mayo 2015
23:42
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

historico

Psicodrama nacionalista por Eduard Escartín

  • 1

El nacionalismo catalán, de la mano del independentismo, ha entrado en un callejón sin salida, y Mas se ha tendido una trampa de elefante.
Una vez más, estos burguesitos se equivocan al jugar con la agitación callejera para esconder sus falsas promesas. Por supuesto que una Cataluña endeudada, dividida y con la reprobación de Europa no será independiente en bastantes décadas, por no decir nunca; pero, en cambio, cada dos por tres tendremos estas procesiones independentistas. ¿Se acuerdan ustedes del referéndum sobre el ingreso en la OTAN cuando Cataluña votó que no? El entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, hizo mutis por el forro y aquí no pasó nada.
Pienso que estamos asistiendo, sin saberlo, a una magna sesión de psicodrama titulada «Como si fuéramos independientes». Esta terapéutica psiquiátrica consiste en escenificar los pensamientos no verbalizados, los encuentros con quienes no están presentes, representaciones de fantasías sobre lo que los otros pueden estar sintiendo o pensando, imaginar un futuro posible, etcétera.
En este método hay tres fases: calentamiento, dramatización y participación. Con este proceso se consigue intervenir emocionalmente, tanto en el pasado como en el presente. Magnífico retrato de lo del martes. Ya decía Miguel de Unamuno que la estética nos ahoga.
Mientras tanto, para empezar a construir el estado propio del que habla Artur Mas, propondría una colecta entre los manifestantes para pagar la fianza del partido del president que el juez le ha impuesto por el «caso Palau».
 

Síguenos en