viernes, 23 junio 2017
09:32
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

«Sexting» los peligros del sexo en la red

  • Los expertos alertan del aumento de casos de personas extorsionadas tras facilitar imágenes eróticas

Madrid- Nació como un sencillo y «picante» mensaje de texto que pasaba de móvil a móvil –su nombre es una contracción de las palabras «sex» y «texting»– y ha terminado dando pie a escándalos que han salpicado a las más deseadas «celebrities». O arruinando carreras políticas. El «affaire Olvido Hormigos», la concejala de la localidad toledana de Los Yébenes cuyo vídeo erótico –destinado en principio a un particular y «colgado» a traición en la web– sigue dando la vuelta al ciberespacio, ha puesto en evidencia los peligros del «sexting». Es decir, el envío privado de imágenes, vídeos y textos de sexo explícito a través de dispositivos móviles. Una actividad que nació como una «travesura» entre adolescentes y que ha pasado ahora a ser propia de adultos. Ahora bien, ¿estamos ante una práctica sexual más o ante una imprudencia?

«Una relación sexual, de pareja o afectiva, se basa en dos procesos», explica a este diario Raúl Padilla, psicólogo y sexólogo del gabinete Psicantropía. Por un lado, el momento de la fusión: la pareja está junta, hace el amor... Por otro, el momento de la separación: cada uno se encuentra en habitaciones distintas, están en sus respectivos trabajos... «Es en este momento de separación cuando el amante le da al otro una ‘‘prenda''. Siglos atrás, se daba un pañuelo impregnado con la fragancia de la amada; con el tiempo, se cambió al retrato dentro de un broche, como el que le entregó Ana Tudor a Enrique VIII; pasamos al soldado en la trinchera con el retrato de su novia...», asegura. ¿Y en qué momento nos encontramos en la actualidad? «En estos tiempos tan audiovisuales, ¿qué se puede dar como prenda? Se ha producido un salto cuantitativo, que no cualitativo, a la hora de transmitir un mensaje de deseo. ¿Los límites? Por un lado, la apertura de las restricciones morales, y por otro, la tecnología: en el momento en que adquirimos un móvil decente, todos llevamos una cámara en el bolsillo», explica Padilla. Para Estaban Cañamares, psicólogo clínico y sexólogo, «grabarse en vídeo no indica ninguna patología, salvo que se haga de manera obsesiva y constante –causando problemas en la vida ordinaria, el trabajo, etc.– y sea mutuamente afectado. El problema radicaría en que la sexualidad se limitara a eso, provocando miedo al sexo real, exhibicionismo, etc.». De hecho, para Cañamares, «el hecho de ‘‘colgar'' el vídeo públicamente por venganza sí que denotaría algún trastorno de personalidad, como el sadismo». El sexólogo reconoce que «cada vez se detectan más casos de gente que lo hace. Sobre todo de gente joven». Y tampoco puede descartarse que haya parejas que lo hayan puesto en práctica para «reactivar» su matrimonio.  «Siempre es más comprensible en parejas distanciadas por muchos kilómetros», añade. 

Diferente es el caso de aquellos que comparten sus imágenes eróticas, con pleno conocimiento de causa, en la red. «Buscan realizarse en su sexualidad. Es gente que no se ve muy hombre, o muy mujer, no se sienten atractivos. Quieren llamar la atención. Necesitan el reconocimiento de los demás, ser halagados, ser deseados», dice Cañamares.
 

Posturas «sexy»
Se han realizado varios estudios sobre este fenómeno. Incluso en nuestro país. Sin embargo, en la mayoría de los casos ceñidos a menores de edad. Así, el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) publicó el pasado año la «Guía sobre adolescencia y sexting». Los resultados estimaban que un 4% de los menores de entre 10 y 16 años se habían hecho a sí mismos fotos o vídeos en una postura «sexy», mientras que un 8,1%  reconocía haber recibido imágenes de esta naturaleza por parte de desconocidos. Mucho más alarmantes fueron los datos arrojados por la revista «Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine», que estimaban que el 28% de los adolescentes americanos de entre 14 y 19 años habían posado desnudos, enviado las imágenes a través de sus teléfonos o e-mails. 

En el caso de los menores, al menos, no hablamos de ningún juego. «Es una práctica de riesgo. Cada vez recibimos más consultas de chicas que están siendo chantajeadas después de facilitar imágenes a sus novios.

Las autoridades cada vez se enfrentan más a este tipo de sucesos», argumenta Jorge Flores, director de PantallasAmigas, iniciativa que promueve el uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías. Dicho de otro modo: entre adolescentes, el «sexting» puede convertirse en «sextorsión». «Les dicen: ‘‘Tengo una imagen tuya y puedo chantajearte". Incluso les pueden pedir que manden el vídeo con premeditación, pensando ya en un uso ulterior: ‘‘Si lo consigo, tengo ya un arma para sujetar a mi pareja"», añade Flores.

El hecho de que rostros populares hayan «popularizado» esta práctica, o que la web aloje «una gran cantidad de videos pornográficos ‘‘amateur'' protagonizados por personas muy jóvenes», ha favorecido que los adolescentes «lo trivialicen». Y es que «es preocupante que entre los menores se normalice esta actitud». Y lo es más, como apunta Raúl Padilla, otro problema añadido: «El tráfico de fotos de niños adolescentes, conseguidos por adultos que se hacen pasar por menores y los engañan en las redes sociales. Buena parte de la pornografía pederasta viene de ahí».

Hechos tan mediáticos como el acaecido en  la localidad toledana de Los Yébenes, ¿provocarán un «efecto llamada»? ¿Habrá un repunte de los casos de «sexting» o se producirá el efecto contrario? «En mi opinión, el efecto contrario», dice Padilla. «Muchos estarán pensando ahora mismo si sus datos estarán seguros en manos de su pareja», añade.


El portero de los Yébenes no juega hoy
Carlos Sánchez, el portero del C. D. Los Yébenes y a quien supuestamente se ha señalado como presunto «responsable» de la divulgación del controvertido vídeo de la concejala Olvido Hormigos, no está previsto que juegue el partido programado para hoy en la localidad alcarreña de Horche, según confirmó el entrenador del equipo.  Al parecer, estará ausente durante unos días de sus actividades deportivas.


Víctimas del chantaje
OLVIDO HORMIGOS / Concejala del PSOE
Tras protagonizar un vídeo erótico que ha dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales, la concejala de Los Yébenes presentó su dimisión como edil el 3 de septiembre. Tras los apoyos recibidos reconsideró su postura.

ILSE UYTTERSPROT / Alcaldesa belga
La alcaldesa belga fue sorprendida en 2009 por un videoaficionado en el castillo de Olite (Navarra) dando rienda suelta a sus pasiones. El vídeo se convirtió en viral en 2011, cuando alguien la reconoció y lo divulgó. No dimitió.

ANTHONY WEINER / Ex congresista de EE UU
«Pido disculpas por los errores personales que he cometido y el bochorno que he causado», dijo el congresista demócrata estadounidense tras el escándalo por enviar fotos de él desnudo y tocándose sus partes. Dimitió.

KARINA BOLAÑOS / Ex ministra de Costa Rica
Fue destituida de su cargo cuando se filtró este verano un vídeo «hot» dirigido a su amante en el que fantaseaba con una almohada y en el que le dedicaba ardientes palabras: «Aquí estoy, sola, deseándote. Todo lo que ves es tuyo».

SIGUENOS EN LA RAZÓN