miércoles, 28 junio 2017
19:58
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

José Manuel Ballester Premio Nacional de Fotografía

  • José Manuel Ballester, Premio Nacional de Fotografía 2010, asegura que vivimos un etapa de "neopictorialismo", gracias a la rápida evolución de la fotografía de la mano de las nuevas tecnologías. "La fotografía digital nos ha acercado mucho al mundo de la plástica", señala este artista, cuya carrera se inició en la pintura.

En este sentido ha explicado, en una entrevista con Europa Press, que la fotografía en España goza de "buena salud" y que vivimos un "momento muy interesante". "Muchos artistas están pintando con el ordenador, retocando y maquillando las imágenes. Las nuevas tecnologías aplicadas a las artes nos han llevado a que evolucionemos muy rápido". "Y ya hay toda una explosión de artistas que ya se han educado en el mundo digital", agrega.

El trabajo de Ballester ha estado enfocado casi siempre a los espacios vacíos, los espacios públicos, los lugares industriales, o las zonas en obras o en proceso de trasformación. Esta búsqueda del vaciado le ha llevado a iniciar un proyecto que titula 'Espacios ocultos' y que consiste en vaciar de personajes ciertas obras maestras de la pintura clásica.

Así ha realizado un recorrido por "aquella grandes obras" de la pintura que consideraba "esenciales" como 'La anunciación' del pintor Fra Angélico o 'Los fusilamientos del 3 de mayo' de Francisco de Goya vinculándolo al Guernica de Picasso.

En esta imagen del cuadro de Goya, Ballester ha dejado "la sangre derramada", sola, sin personajes, "sin nacionalidad" o "razas" como un homenaje a las víctimas de todos los conflictos. "He encontrado esta manera de reconciliarme con los clásicos y poder acceder a ellos sin tener que renunciar a mi tiempo", asegura el artista.

En este sentido, ha explicado que eligió estos dos cuadros por los conflictos que hay en el mundo y para recordar que el arte con estas dos obras "podía haber zanjado el tema de que la guerra no nos lleva a ninguna parte", aclara.

El primer capítulo de este proyecto ya se presentó en la Galería Distrito 4 en el 2008 y el segundo capítulo se está exponiendo en estos momentos en París. También ha cogido una obra del repertorio clásico de China para dar el salto y reflexionar también sobre los clásicos en el plano de lo oriental.

"Mi actividad es un poco frenética", ha reconocido este artista, para quien toda actividad relacionada con las artes requiere mucha "disciplina, sacrificio y un trabajo vocacional", junto a la necesidad de un coleccionismo fluido. Otros trabajos de Ballester están relacionados con los "países emergentes". Durante seis años ha estado viajando a China, para intentar "buscar puntos en común entre la estética oriental y la estética occidental" y contrastar ambas tradiciones culturales.

"China un país imparable y lleva un ritmo increíble, pero también es el resultado de la codicia de Occidente. Y El capital extranjero que ha ido allí sin escrúpulos es cómplice de la violación de los derechos humanos", concluye el artista.

SIGUENOS EN LA RAZÓN