MENÚ
martes 12 noviembre 2019
21:43
Actualizado

La verdad inspira confianza por Juan E IRANZO

Tiempo de lectura 2 min.

12 de junio de 2011. 03:46h

Comentada
12/6/2011

El crecimiento económico resulta imprescindible para generar empleo, actividad, bienestar y, por supuesto, para obtener una recaudación fiscal adecuada. En el entorno actual, la recaudación no se incrementa significativamente aumentando los tipos fiscales, sino incrementando la base recaudatoria. Sin embargo, la economía española ha estado inmersa en una profunda recesión y, actualmente, en un lento crecimiento que, lógicamente, provoca un efecto muy negativo sobre la recaudación del conjunto de las Administraciones Públicas. En este sentido, especialmente grave es el hundimiento de los ingresos de los Ayuntamientos vinculados al desplome del sector de la construcción. A esta situación se le contrapone un incremento de los gastos, no sólo por el aumento de los mismos debido a la actuación de los «estabilizadores automáticos», por ejemplo, el del desempleo, sino también por las inadecuadas políticas de estímulo, como el «Plan E», que ha despilfarrado 13.500 millones de euros.
Algunas comunidades y Ayuntamientos tienen un problema de endeudamiento muy grave. Éste se manifiesta, fundamentalmente, en cuatro dimensiones: 1) deuda financiera; 2) deuda reconocida y contabilizada con los proveedores; 3) facturas no contabilizadas, es decir, en «los cajones»; y 4) vulnerable situación patrimonial de algunas empresas públicas creadas fundamentalmente para «huir» del Derecho Administrativo. Por ello, es necesario, cuanto antes, clarificar la situación de nuestras Administraciones Territoriales y el cambio de gobierno que se está produciendo en muchas comunidades y Ayuntamientos debe impulsar un ejercicio de transparencia, realismo y responsabilidad democrática.
A partir del conocimiento de la situación, se deben establecer políticas profundas de austeridad y, en ningún caso, elevar los impuestos. Asimismo se debe ofrecer un entorno regulatorio y fiscal «amable» para las empresas. En suma, la verdad no sólo «nos hace libres» sino que, en este caso, favorecerá la confianza del mercado.


Juan E. Iranzo
Vicepresidente del Instituto de Estudios Económicos

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs