jueves, 02 julio 2015
18:33
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

historico

La Liga Europa una competición muy rentable sólo si se gana

  • 1

Bucarest- Diego Simeone se ha enfrentado desde que llegó al Vicente Calderón al mismo dilema que Quique Sánchez Flores hace dos años. La Liga Europa es un torneo incómodo en invierno, con demasiados partidos que suponen un esfuerzo enorme que muchas veces termina en nada. Los derechos de televisión y los premios de la UEFA son mucho menores que los de la Liga de Campeones. Y la trascendencia también es infinitamente menor. A no ser que el equipo dispute la final.

Cuando Quique se hizo cargo del equipo hace dos años todavía estaba vivo en la Liga de Campeones. Y la duda que se generó en el entorno del club en el último partido de la fase de grupos de la «Champions» era si convenía más no hacer muchos esfuerzos contra el Apoel para que fueran los chipriotas los que cargaran con el «muerto» de jugar una competición que no servía para nada. El «muerto» acabó muy vivo y con la Copa en el Calderón.

Esa experiencia ha servido al Atlético para saber que la Liga Europa puede ser una competición rentable, pero para eso hay que ganarla. «Los jugadores son profesionales y saben lo que tienen que hacer para ganar», dijo Enrique Cerezo en el aeropuerto de Barajas mientras un taxista abría las puertas para que todo el mundo escuchara el himno del Atlético en su versión original. Los jugadores, como el club, saben que hasta llegar a semifinales el premio alcanza los seis millones de euros. Las cuentas empiezan a engordar al clasificarse para la final. Un millón recibe el Atlético por jugarla. Otros dos cobrará si la gana, pero el premio viene con la propina de otros dos millones de euros por disputar la Supercopa en agosto contra el campeón de la Copa de Europa.

Más de nueve millones de euros tienen la culpa de que el Atlético se haya preocupado de disputar la final de mañana. Y, por si acaso, busca señales donde no las hay para pensar que mañana, como hace dos años, el club rojiblanco puede volver a ser campeón de Europa.
El avión, el Milagros Díaz, era el mismo que llevó al equipo de regreso con la Copa en  2010. El mismo que devolvió a la Selección a España después de ganar la Eurocopa.

 

El Athletic fletó un Jumbo para sus seguidores
El Athletic alquiló un «Jumbo», un Boeing 747, para que todo el cuerpo técnico y los jugadores, junto a 500 seguidores privilegiados, pudieran viajar a la final de la Liga Europa. Este gran avión de 580 plazas despegó del aeródromo vizcaíno en torno a las cuatro de la tarde. Este es el primer vuelo de los 33 programados hasta mañana. A la una de la tarde del lunes comenzaron a llegar gran cantidad aficionados a la terminal de Loiu cargados de provisiones, como cava o percebes, para disfrutar en la capital rumana antes del partido. El grueso de los 11.000 aficionados del Athletic que se esperan en el Estadio Nacional llegarán el mismo miércoles a Bucarest.

Síguenos en