MENÚ
lunes 22 enero 2018
22:41
Actualizado
Consulta el Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

«Claudia Schiffer no existe»

Patricia Soley-Beltrán ¿ Ex modelo y Doctora en Sociología de Género

Tiempo de lectura 2 min.

27 de enero de 2009. 00:17h

Comentada
27/1/2009

-El «glamour» de las pasarelas¿ -No se deje fascinar: el mundo de las modelos no es tan «glamouroso». A veces resulta hasta humillante. -Pero usted fue cocinera antes que fraile. -Durante años, mi rostro se hizo popular, pero después mi cotización cayó en picado. Las agencias me decían que me estaba haciendo «vieja». Comencé a llevar un espejito por la calle y me miraba obsesivamente para detectar arrugas que no tenía. ¡Acababa de cumplir los 25! -Qué mundo de locos. -«Buscamos a chicas como Patricia Soley-Beltrán», llegó a confesarme un agente, «pero no a ti». Así que decidí dar un giro a mi vida: me desvinculé por completo de la moda y fui a Gran Bretaña a estudiar una carrera. Allí aprendí lo que vale un peine: pasé de una vida de rica a fregar suelos. -¿No se le cayeron los anillos? -En absoluto. Las universidades británicas me otorgaron varias becas y mi situación mejoró. Aproveché para estudiar el mundo de la moda que tanto me marcó y entrevisté a muchas modelos con vivencias descarnadas. -Le despertarían todos los demonios. -Me afectaba mucho oír cómo las manipulaban y convertían en trozos de carne. Para explorar mis propias vivencias, me matriculé en un taller de escritura y enfoqué mi investigación como una autoetnografía. -¿Me resume alguna conclusión? -La publicidad y la moda convierten a las modelos en presuntas supermujeres. Crean un producto ficticio que guía la construcción de la identidad de muchas mujeres (y hombres) desde una fantasía: el cuerpo perfecto. Pero esto es un fraude: Claudia Schiffer no existe. -¡Ya me parecía a mí! -Muchas «top model», como Cindy Crawford, tienen claro que son un producto, una marca¿ El problema es que las modelos a menudo son demasiado jóvenes para sobrellevar que las conviertan en mercancía. -No es malo perder la inocencia. -Cierto, y los jóvenes no son tontos: se dan cuenta enseguida de que ese mundo está lleno de tiburones. Pero, para hacer carrera, se espera de las modelos que sean narcisistas, cedan a los halagos y se amolden. -La belleza abre puertas¿ -Pero hemos pasado de valorar el cuerpo como exclusivamente reproductor a valorarlo como un capital comercial. Las chicas jóvenes han integrado el mensaje feminista en un contexto que lo desvirtúa: se creen dueñas de sus cuerpos en un sentido puramente estético. -¡Pues qué suerte ser feo! -El problema afecta por igual a feos y guapos: para fomentar el consumo y un tipo de identidad, se estimula que seamos maleables, sumisos¿ -¿Cúales son los efectos de todo esto sobre las adolescentes? -Cada vez existen trastornos de la alimentación más atípicos y duraderos, y no sólo entre los jóvenes. El colmo es que no existe ni un estudio sobre moda y anorexia. -¿Se le ocurre alguna salida? -Es urgente que nos replanteemos profundamente los valores del capitalismo salvaje. Ojalá la crisis sirva al menos para que cambiemos nuestra manera loca de consumir.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs