MENÚ
martes 12 noviembre 2019
02:20
Actualizado

Cultura quiere el poder en el exterior

El ministro César Antonio Molina pide la integración del Instituto Cervantes y de la Seacex en su cartera, aunque sus directoras están en contra. Esta propuesta es la que defiende el Partido Popular

  • Cultura quiere el poder en el exterior

Tiempo de lectura 4 min.

17 de diciembre de 2008. 23:35h

Comentada
18/12/2008

MADRID- El desayuno informativo de Europa Press con el ministro de Cultura, César Antonio Molina, avivó de nuevo la polémica sobre la idoneidad de que el Instituto Cervantes y la Sociedad estatal para la acción cultural en el exterior (Seacex) dependan de Asuntos Exteriores y de Economía, respectivamente. «Unificar la acción cultural en el exterior es una urgencia que reclaman nuestros interlocutores», aseguró Molina, que considera «absurdo que no exista una única coordinación liderada por Cultura». En este sentido, explicó que su cartera «no es diferente para el exterior que para el interior» y se lamentó de «no poder nombrar a los consejeros, una competencia que sí tienen la Secretaria de Cooperación Exterior, que está por debajo de un ministro». Por todo ello, el titular de Cultura ha hablado «en varias ocasiones» con el presidente del Gobierno sobre esta cuestión, y opina que «en algún momento, los dos Ministerios deberán sacar una declaración conjunta de actuación en el exterior». Enmiendas rechazadas De esta manera, Molina se distancia de las tesis de su partido y comulga con la opinión del Grupo Popular, que, a través de su portavoz, José María Lassalle, se felicita de que «el Gobierno comparta una visión defendida por el PP durante el debate de los presupuestos». Las enmiendas presentadas por el PP, en las que se atribuía a Cultura el control tanto del Instituto Cervantes como de la Seacex, fueron rechazadas por los socialistas. Sin embargo, la opinión de Molina no es compartida por la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, que el pasado 15 de diciembre declaraba en una entrevista a LA RAZÓN que «la cobertura y la expansión de esta institución por el mundo es más eficaz desde Exteriores que desde otro ministerio». La presidenta del Seacex, Charo Otegui, tampoco está de acuerdo con el planteamiento del ministro: «Mi opinión es que las políticas de exteriores, tanto en el ámbito de la cultura como en el resto de los campos, las desarrolla Asuntos Exteriores; por tanto, no me parece pertinente replantear ningún estatus, porque, además, estamos trabajando de forma muy coordinada», aseguró a este diario. Durante el desayuno, también se habló sobre la posibilidad de una crisis del Gobierno a medio plazo, sobre la que Molina declaró que «al ser nombrado, en la mente de cualquier ministro debe estar siempre la posibilidad de ser cesado». Guionistas en pie de guerra Sobre la amenaza de huelga por parte de los guionistas, Molina negó su acusación de no hacerles partícipes de los debates sobre la Ley de Cine: «Sus problemas son laborales, no con Cultura. Los apoyaremos en la medida que podamos, pero no somos el Ministerio de Trabajo», aclaró.eth El negocio cultural Molina también anunció el Plan de Fomento de las Industrias Culturales que «persigue reorientar las subvenciones a las PYMES (pequeñas y medianas empresas) y a toda la industria cultural en su modernización e internacionalización». Para este nuevo plan, el Ministerio cuenta con una partida presupuestaria de 30 millones de euros. Alcalá Zamora, en Interior Por último, Molina se refirió a la documentación intervenida del que fuera presidente de la Segunda República, Niceto Alcalá Zamora, que está todavía «en manos del Ministerio del Interior. Primero, hay que hablar con la familia, pero nuestra intención es digitalizarla y enviarla al Archivo de Salamanca».

Últimas noticias