viernes, 18 agosto 2017
14:15
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

El Espanyol huele a muerto

barcelona- Ya lo intuía «Tintín» Márquez nada más aterrizar de Santander, donde el Espanyol había perdido 3-0: «Olemos a muerto». Una sensación que se confirmó ayer, tras el enésimo partido lamentable del conjunto españolista ante un Sporting menos brillante que en otras ocasiones, pero al que le bastó un momento de inspiración de Carmelo para llevarse la victoria y dejar al técnico local al borde del paro. Lleva el Espanyol demasiadas semanas dando muestras de que no está bien. Jornada tras jornada ha ido encajando derrotas con contadas excepciones, como el triunfo ante un moribundo Osasuna, y el puesto de Márquez tiene ya la fecha de caducidad colocada. Sólo falta la puntilla, que la pudo dar ayer el Sporting de Preciado, que sigue con su fantástica escalada en la clasificación tras un inicio de temporada que no auguraba nada parecido. Tras el choque, la directiva españolista se reunió de urgencia para tratar el futuro del técnico. Los cientos de seguidores asturianos que acompañan a su equipo por toda España en su regreso a Primera se están acostumbrando a disfrutar y ver cómo el Sporting juega bien y gana. Ayer no jugó bien, pero también ganó. Y lo hizo porque tuvo enfrente un equipo totalmente roto. El Espanyol hace semanas que no juega a nada y si Tamudo no está fino, su futuro es muy negro. El capitán, además, abandonó el estadio con muletas y no volverá a jugar hasta el año que viene. Al Sporting le bastó un momento de inspiración, un derechazo de Carmelo a la escuadra de Kameni, para hundir un poco más a su rival. El descanso le sentó mejor al Espanyol, que vio cómo los rojiblancos se encerraron descaradamente en su campo intentando aguantar el resultado, despejando cualquier balón que rondaba el área. Bilic se fajaba una vez tras otra sin éxito, pero con mucho mérito. El final del partido provocó el estallido de las gradas de Montjuïc y una gran pañolada. La afición, harta del espectáculo que presencia cada domingo, silbó sin piedad a su equipo y, en especial, a su técnico, «Tintín» Márquez, que no ha sabido encontrar el tono al equipo. La bronca fue enorme.

SIGUENOS EN LA RAZÓN