MENÚ
viernes 20 octubre 2017
12:47
Actualizado
El Tiempo
  • 1

A pesar de la crisis, varios ministros han incurrido en gastos superfluos. Las obras comprenden desde 45.000 euros en urinarios hasta el jardín zen de Bibiana Aído o vuelos en aviones militares

El Gobierno gasta 750000 euros en reformas despachos y jardines

  • El Gobierno gasta 750.000 euros en reformas, despachos y jardines
Carmen Morodo. 

Tiempo de lectura 4 min.

23 de febrero de 2009. 01:01h

Comentada

MADRID- La crisis ha puesto de moda entre los políticos la promesa de austeridad. Todos apelan a ella, aunque entre la teoría y la práctica hay un gran salto. Los partidos son ya de por sí una gran máquina de gasto, y el despilfarro en el caso de las Administraciones Públicas es sonrojante: en los tiempos de vacas gordas, prácticamente todo el mundo ha sido cigarra. En su última comparecencia en el Congreso para hablar de la crisis, el presidente del Gobierno prometió austeridad y como medida ejemplarizante anunció un recorte de gasto. Pero el balance de las cuentas de la etapa de Gobierno socialista deja poco margen para las lecciones en esta materia. Sólo en algunas accesorias reformas inmobiliarias, arreglos de despachos, muebles de diseño, jardines zen o saneamientos, el dispendio reconocido asciende a 750.000 euros.
El piso de Bermejo
El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ahora en la picota por sus privilegios en la práctica de su afición por la caza, ocupa desde enero de 2008 un ático de 220 metros cuadrados en el centro de Madrid. A dos meses y medio de las elecciones su Ministerio habilitó un gasto cercano a los 250.000 euros para reformar el piso, que hasta julio de 2007 había utilizado la entonces ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo. La inversión fue destinada a la «reforma de la terraza», «tapicerías varias», «mobiliario del cuarto de baño» y «suministro de jardinería». El desembolso se justificó «en razones de seguridad».
El chalé de la familia Narbona
En noviembre de 2006, el Ministerio de Medio Ambiente solicitó licencia al Ayuntamiento de Boadilla del Monte. El Partido Popular ha denunciado que pagó la correspondiente tasa para ejecutar obras con dinero público en el chalé de la familia de Cristina Narbona, situado en una urbanización del municipio. El presupuesto de las obras ascendía a 16.536 euros, y la licencia a pagar, a 539 euros. Medio Ambiente aparecía como solicitante de la licencia de la obra y, por tanto, como ejecutor de las actuaciones.
La oficina de Trujillo
En abril de 2005 la entonces ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, ordenó una reforma en la sede de su Ministerio para dotarse de una sala de trabajo, incluido su despacho, que ocupa un espacio de 77 metros cuadrados. El coste fue superior a los 37.000 euros. El conjunto del mobiliario ascendió a 32.000 euros: pero a la ministra no le gustaron finalmente algunos modelos y fueron redistribuidos por el Ministerio.
Moncloa
En octubre de 2008, cuando la crisis económica ya había adquirido gravísimas dimensiones, los Presupuestos Generales del Estado incluían una partida de 63.800 euros para la compra de mobiliario para diversas dependencias del Ministerio de la Presidencia. También Presidencia convocó un concurso público para el suministro de «equipos automáticos de tazas de WC y urinarios de diversas dependencias» en el complejo de La Moncloa. La factura asciende a un total de 45.000 euros anuales: en el año 2010 habrá que renovar el contrato y desembolsar una cantidad similar.
El jardín Zen de Aído
La titular del Ministerio de Igualdad, Bibiana Aído, gastó alrededor de 60.000 euros del presupuesto en muebles de autor para su despacho oficial. Su decoración la encargó a una escultora y diseñadora de renombre internacional. Además, se ha construido un jardín zen en el mismo Ministerio: se trata de un espacio que tiene unas directrices especiales para la relajación y la meditación.
Aviones militares
Según respuestas parlamentarias, en tres años los ministros han realizado más de mil viajes en aeronaves militares. En ninguno de los casos solicitados el Gobierno especifica el motivo del viaje, aunque sostiene que todos tienen que ver con el desempeño de sus funciones. La falta de detalle aumenta las dudas sobre los viajes aéreos de algún miembro del Ejecutivo. Por ejemplo, el helicóptero que atendió a la ministra Trujillo tras tener la mala suerte de recibir el picotazo de una avispa. O el avión que condujo a Durao Barroso hasta Moncloa, en la madrugada del 6 de noviembre, tras el anuncio de la Comisión Europea de que abriría un expediente a España por la OPA de Gas Natural sobre Endesa.
Otros desembolsos
Además de todos los gastos anteriormente citados, otros ministerios han llevado a cabo otras reformas de más o menos calado. Algunas de estas partidas han llegado a alcanzar los 271.000 euros para distintos acondicionamientos de varias dependencias.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs