sábado, 25 marzo 2017
12:33
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

La FIFA le saca la roja a Dios: se plantea prohibir los gestos religiosos en los partidos como santiguarse

Ni santiguarse ni elevar las manos al cielo ni levantarse la elástica para mostrar una camiseta con un mensaje cristiano. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, ha sido tajante y se ha comprometido a vetar cualquier manifestación religiosa en el próximo Mundial de fútbol, que se celebrará en Sudáfrica en 2010, según recoge Zenit. La gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la FIFA ha sido la celebración de la victoria de Brasil por 3 goles a 2 frente a Estados Unidos en la final de la Copa Confederaciones el pasado mes de junio. Tras la conclusión del partido, los jugadores de la «canarinha» formaron un círculo en el centro del terreno de juego, se abrazaron y recitaron una oración en acción de gracias. Algunos, incluso, se quitaron las camisetas para mostrar mensajes cristianos como «Amo a Dios» o «Pertenezco a Jesús».

 

«Duró demasiado»
El gesto de los brasileños «es inaceptable», sentenció el presidente de la Federación Danesa de Fútbol, Jim Stjerne Hansen, que fue el primero en desenterrar el hacha de guerra. Stjerne aseveró que «no hay lugar para la religión en el fútbol» y consideró que, a su juicio, «la expresión de fervor religioso de los brasileños duró demasiado tiempo», algo que crea «una confusión entre la religión y el deporte», según subrayó el directivo danés en una carta que remitió al presidente de la FIFA. Blatter parece comulgar con las tesis de Stjerne, ya que ha mandado una «severa advertencia» al equipo brasileño para que no vuelva a repetirse el «incidente». Las normas de la FIFA no prohíben los gestos religiosos en el fútbol, pero el reglamento sí recoge sanciones por lucir camisetas que incluyan «cualquier inscripción política, religiosa o personal». La Iglesia brasileña Renacer, a la que pertenece Kaká, ha respondido a la FIFA cuestionando que se sancione «el que cualquiera pueda mostrar su fe» y, sin embargo, «no prohíba la publicidad de empresas que emplean mano de obra esclava».

SIGUENOS EN LA RAZÓN