MENÚ
martes 21 noviembre 2017
22:48
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Los entrenadores de la felicidad

Los «coach» son una herramienta para alcanzar la plena satisfacción de una sociedad obsesionada con conseguir el éxito y la plenitud a cualquier precio

Pepe Lugo.  Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

03 de noviembre de 2009. 00:11h

Comentada
Pepe Lugo.  Sevilla. 2/11/2009

Estrés, depresión, ansiedad o falta de autoestima caracterizan algunos de los grandes males de la sociedad opulenta del siglo XXI. En el trasiego diario, no hay tiempo para la serenidad y la falta de diálogo se convierte en un lastre para muchas personas que necesitan ser escuchadas y aconsejadas por alguien.
El mundo de la empresa fue el primero que buscó la ayuda de los «coach», los nuevos directores espirituales de la modernidad que echan una mano a los altos ejecutivos para conciliar la felicidad personal con el balance de cuentas al final del ejercicio. Se trata de una labor en la que escuchar y hacer reflexionar son las claves «para conseguir la meta que nos propongamos», cuenta Alberto Ortega, «coach» sevillano.
En la actualidad, los ejecutivos no son los únicos que solicitan este tipo de servicios y el espectro se ha ampliado hasta llegar a todos los ámbitos de la sociedad.
A partir de la adolescencia, el abanico de estos «pacientes» se reparte por diferentes profesiones, edades y perfiles. La cuestión es alcanzar la felicidad plena, dar un paso más y lograr controlar las habilidades sociales. «La mayoría de las personas  requieren nuestra ayuda porque  se ponen límites y trabas, que les impiden sacar lo mejor de ellos mismos», asegura Ortega, quien cree que el miedo y la falta de autoestima se han convertido en dos de las claves del éxito de la infelicidad.
La figura del «coach» se basa en escuchar y colaborar con la otra persona en detrimento de la tradicional práctica del consejo y la superioridad. «No tenemos por qué saber más que nuestros pacientes. Se trata de una relación de complicidad, de compartir ideas, escuchar y encontrar, entre ambos, las herramientas para alcanzar lo que nos proponemos», dice Ortega. Detrás, como casi todo lo relativo al ser humano, se encuentra el origen griego. Dialéctica para ser más sabios, preguntas y respuestas para desvelar la verdad. «Se trata de la mayéutica en un 80%, en el que cada uno se hace las preguntas y encuentra la salida a sus problemas».
En la actualidad, la gran mayoría de los altos ejecutivos de España recurre a estos servicios. En Andalucía, concretamente en  Málaga y en Sevilla, buscan su hueco más allá de la empresa. Hay que localizar la meta que se quiere alcanzar «para poder determinar un itinerario claro en el que, con el paso de las sesiones, cada vez se vea más cerca el objetivo».
No se trata de lograr el mayor rendimiento empresarial, sino de dejar de fumar, sacarse el carnet de conducir, estabilizar una relación personal o lograr el equilibrio emocional. Aspectos normales que «los miedos, la educación tradicional y los estereotipos impiden desarrollarse en su plenitud», explica.
Para Ortega, la causa principal de esto se encuentra en que hay conductas aceptadas en la educación tradicional que son irreales y que entran en conflicto más tarde o más temprano. «Desde pequeños nos han inculcado que los niños no lloran y que las chicas no se tienen que enfadar. No es verdad y, cuando llegan esas situaciones concretas es cuando aparecen los conflictos», cuenta Ortega, para añadir que «estamos más limitados de lo que creemos». El origen de estas conductas y de la insatisfacción generalizada se encuentra en «una autoestima bajísima y en la necesidad de un reconocimiento por parte de los demás» que nos hace chocar constantemente con un bloque de insatisfacción.
Los expertos recomiendan que con unas ocho o quince sesiones se pueden encontrar soluciones y que no es bueno prolongarlas porque se convertiría en una terapia y no es eso lo que se persigue. El boca a boca se ha convertido en la mejor herramienta para su difusión, además de la web     –www.coachingycrecimiento.com–. La mayoría «encuentra el camino sobre la base de sus dificultades y con el paso del tiempo, van dándose cuenta de que la autoestima se puede volver a estabilizar. La confianza en uno mismo es la pauta para alcanzar el éxito personal».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs