MENÚ
lunes 18 noviembre 2019
07:07
Actualizado

El minuto de silencio y la simulación de una alarma de cohetes «Qassam» potenció el recogimiento

Madrid en defensa de Israel

Miles de personas se agolpan ante la Embajada israelí para deplorar el terrorismo de Hamas. Participan varias confesiones religosas y el colectivo de gays Colegas

  • Madrid en defensa de Israel
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de enero de 2009. 23:30h

Comentada
Madrid. 19/1/2009

El movimiento de banderas israelíes, españolas y gays concentradas ayer en la madrileña calle Velázquez a la altura de la Embajada de Israel dejaron para el recuerdo una instantánea que refleja la diversidad de gentes que defiende «la existencia del Estado hebreo y su legítimo derecho a defenderse». Minutos antes de las 12.30, hora prevista por la Asociación de Solidaridad España-Israel para empezar la concentración, un nutrido grupo de personas esperaba tranquilamente el inicio del acto mientras un amplio cordón policial les custodiaba.
Una nota repartida por la ASEI a los asistentes, en la que pedía «calma» en el caso de que «elementos radicales» intentaran boicotear la manifestación, produjo un escalofrío a más de uno. La fachada cubierta de cristal con marcas de varias pedradas quedaba como telón de fondo. Aun así quien quiso pudo acercarse a la calle Velázquez. Fernando Álvarez-Barón, presidente de la Asociación de Solidaridad España-Israel, en declaraciones a LA RAZÓN, se mostró satisfecho por la capacidad de convocatoria y cifró en 3.000 personas el número de asistentes. Álvarez-Barón quiso subrayar la «preocupación» de los manifestantes por las consecuencias del conflicto en la franja de Gaza y la pérdida de vidas humanas, pero insistió en poner a Hamas y su lanzamiento de cohetes contra el sur de Israel como el desencadenante de la barbarie.
El embajador de Israel en España, Raphael Schutz, expresó su sincero agradecimiento a los asistentes. «Sabía que teníamos amigos en España, pero ahora sé que son muchos», comentó. Dijo que el Estado hebreo defiende a sus ciudadanos como «un padre o una madre lo hace con su hijo» y que el único obstáculo para «la paz de los israelíes y los palestinos es Hamas». Hizo  una referencia a la declaración unilateral de alto el fuego por parte de Israel y en ese momento los asistentes rompieron en aplausos. El embajador sostuvo que si Hamas deja de tirar cohetes y respeta el cese de las hostilidades, «encontrará en el israelí, como siempre, un interlocutor pacífico que todo lo que quiere es asegurar la paz y la tranquilidad en ambos lados».
Entre una pancarta de cristianos evangelistas que pedía «una paz justa de judíos y musulmanes», miembros del colectivo de gays y lesbianas Colegas soportaban la enseña del arco iris. «Estamos con Israel un país democrático que defiende las libertades individuales, los homosexuales en Palestina tienen que refugiarse en Israel porque en su territorio los envían a la horca», explicó el presidente de COLEGAS, Rafael Salazar a este periódico.
«Díselo a tu jefe»
El único momento de cierta tensión se vivió cuando el diputado del PSOE en la Asamblea de Madrid Juan Antonio Ruiz Castillo pronunció un discurso de defensa del Estado hebreo. «Israel no es atacado por ser un Estado judío, sino por ser un Estado democrático», subrayó. Entonces un sector de los manifestantes empezó a vociferar: «Díselo a tu jefe; díselo a tu jefe», en referencia al presidente Rodríguez Zapatero y su posición en el conflicto. 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs