jueves, 22 junio 2017
11:46
Actualizado a las 
  • 1
    Image

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía
Ofrecido por:
  • 1

Rouco autoriza las misas de El Escorial

madrid- El cardenal arzobispo de Madrid, Rouco Varela, ha autorizado la celebración de la santa misa, el primer sábado de cada mes, en las instalaciones de Prado Nuevo de El Escorial (Madrid), lugar de reunión de los seguidores de Luz Amparo Cuevas, supuesta vidente de la Virgen María en ese mismo lugar, y fundadora de la Asociación Pública de Fieles Reparadores de Nuestra Señora de los Dolores. La primera de ellas no se hará esperar. Será el día 7 de febrero, a las 16 horas, en el lugar conocido como La Nave, aledaño al prado de las apariciones. Así fue comunicado ayer por la mañana, por el vicario correspondiente, a los miembros de la asociación. Esta autorización levanta la recomendación que en 1985 hiciera a los sacerdotes el por entonces arzobispo de Madrid, don Ángel Suquía, de no visitar el prado de las supuestas apariciones, para seguir investigando la naturaleza de lo que allí se vendría dando sin que su presencia levantara suspicacias favorables entre los fieles. Desde entonces, tan sólo en ocasiones puntuales el arzobispado había autorizado a celebrar misa en el polémico lugar. Con este levantamiento, el cardenal lanza un mensaje importante, no escrito, a los fieles de la Iglesia Católica de que tras estos 23 años de veto, no se ha observado nada contrario a la doctrina católica ni a la sana devoción a la Virgen María en el lugar. Tampoco entre los seguidores de la fundadora y supuesta vidente, y que en los días de mayor afluencia al prado, que coincide con el primer sábado de cada mes, es positiva la presencia de sacerdotes en el lugar para atender las necesidades espirituales de los peregrinos presentes. Esto no quiere decir nada respecto al discernimiento definitivo sobre la veracidad de las apariciones, pero sin duda supone un voto de confianza de la máxima autoridad eclesial para con los miembros de la asociación de Prado Nuevo, justo en un momento en que vienen sufriendo una durísima persecución mediática y jurídica que, juicio tras juicio y hasta un número de diez, la Justicia ordinaria ha ido solventando en su favor. La historia de Prado Nuevo comienza la tarde del 14 de junio de 1981, cuando Luz Amparo Cuevas asegura haber visto a la Virgen María junto a un fresno. Desde entonces, se vendrían dando sin parar una serie de apariciones durante el primer sábado de cada mes hasta nuestros días, aunque en los últimos años, y por petición del arzobispado, Luz Amparo no se desplazase al prado. Fruto del contenido de los mensajes que la Virgen María le daría a Luz Amparo es la fundación de la citada asociación, a la que pertenecen ya casi un centenar de chicas consagradas, sacerdotes y seminaristas, y unas treinta familias de laicos.
SIGUENOS EN LA RAZÓN