martes, 28 marzo 2017
13:57
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Las frases más célebres de Teddy Bautista

«Antes no había asociaciones de internautas, ni comunidades electrónicas, y ahora cualquier pendejo está construyendo la nueva democracia digital». Ciberpaís, 13-XI-03

«El canon es agua pasada, no hay quien lo arregle, se paga y ya está, y al que no le guste que se aguante». Foro Nueva Economía, 04-XI-08

«Si el público, al final, demanda cultura gratis, deberá ser el Estado quien la pague, como ya hace con los jueces, los policías o los maestros». LA RAZÓN, 28-IV-09

«Mire, yo, como decía Vázquez Montalbán, soy un marxista en fase de descompresión anarquista. Preferiría ir hacia un modelo de autorregulación. Pero hasta que no llegue ese momento o el Estado no subvencione a los artistas como a los del sector del lino, toca defenderse». «El Periódico de Catalunya», 31-III-04

«No es en Internet, como cree todo el mundo, donde se van a encontrar las cosas más novedosas, sino fuera, en un club, local de ensayo o festival de música celta». Feria MIDEM, 27-I-08

«Bajar música es como robar un jersey en unos grandes almacenes... Yo represento a los creadores, que son los albañiles, los del andamio». «El Periódico de Catalunya», 31-III-04

«[El bloguero especializado en tecnología] Enrique Dans es un imbécil o un inane, o cualquiera de las dos cosas. Llamarme a mí ministro de Cultura es una estupidez y llamar a César Antonio Molina ministro de la SGAE es un insulto». Magazine de «El Mundo», 15-III-09

«Ganan más vendiendo un kilo de discos que uno de hachís. El disco no tiene riesgo. Si viene la Policía, como mucho hay que recoger y esperar diez minutos. Los inmigrantes ya saben que España es un chollo. Pueden vender en la calle y no les pasará nada [...] ¿Qué pasará cuando ya no se vendan discos? ¿A quién robarán?». Disco «No a la piratería» (04), editado por la Fundación Autor de la SGAE

«No estamos para ser simpáticos, estamos para ser eficientes». Conferencia de Prensa en Barcelona, 27-IV-09

SIGUENOS EN LA RAZÓN