MENÚ
viernes 15 noviembre 2019
05:47
Actualizado

Ya es posible «almacenar» energía eólica en cámaras frigoríficas

El Centro Nacional de Energías Renovables ensaya si resulta eficaz bajar
la temperatura por la noche para consumir menos en horario diurno

  • Ya es posible «almacenar» energía eólica en cámaras frigoríficas
    Ya es posible «almacenar» energía eólica en cámaras frigoríficas

Tiempo de lectura 4 min.

12 de diciembre de 2008. 15:44h

Comentada
14/12/2008

Un equipo de investigación del Centro Nacional de Energías Renovables (Cener) ha logrado desarrollar e implementar un sistema de gestión para el almacenamiento virtual de energía eólica en naves frigoríficas con el objetivo principal de incrementar la penetración de esta fuente energética en la red eléctrica, y regular las diferencias en la producción y el consumo de energía durante el día y la noche.
Este sistema de gestión, denominado «Night Wind Control System» o NWCS, permitiría aumentar el frío bajando la temperatura de las grandes cámaras frigoríficas industriales durante la noche, cuando la demanda energética es menor y la energía es más barata. La  acumulación de frío permitiría dejar de enfriar las instalaciones por el día, en las horas de mayor actividad industrial, cuando el coste y la demanda son mayores, con el consiguiente ahorro energético.
Según explica el responsable del equipo que ha llevado a lo largo de dos años la investigación, Mikel Iribas Latour, «básicamente se trata de que al aumentar el consumo durante la noche, hago decrecer la temperatura de la nave. Así, durante el día no necesito consumir en las horas pico. Entonces, para la red es como si la energía que normalmente hubiera consumido, ahora estuviera disponible para otros usuarios, y por tanto he hecho un "almacenaje virtual" de energía».

Muchas posibilidades

Iribas mantiene que el sistema funciona, si bien sólo ha sido implementado en un entorno de simulación, y que, «aunque ha sido desarrollado para grandes almacenadores de frío, es perfectamente aplicable para otra gran cantidad de grandes consumidores de energía eléctrica» como puertos marítimos, aeropuertos o grandes mercados, siempre que su consumo de energía se pueda distribuir de forma diferente a lo largo del día. No valdría, entonces, para el caso de los hospitales, por ejemplo.
 Según el responsable del grupo de trabajo de Cener, el NWCS funciona con cuatro datos de entrada: estimación o predicción de producción del parque eólico; temperatura en el interior de las instalaciones, temperatura del exterior y  precio de la energía por franjas horarias. Con estos datos y tras analizar de forma automática multitud de posibles escenarios, prevén el consumo de energía de la instalación a lo largo de las 24 o 36 horas siguientes, así como la temperatura que deberá obtenerse en el interior. Asimismo, se sabrá con antelación si la demanda podrá ser cubierta en su totalidad por los aerogeneradores del parque o no, en cuyo caso se tomará de la red; y también si se generará de más, entonces el excedente se podrá vender. «El beneficio de introducción de energía eólica, y la reducción de la factura eléctrica para el propietario de la instalación es, por tanto, inmediato», explica Mikel Iribas.
En el proyecto «Night Wind» de la Unión Europea han participado también otros tres centros tecnológicos: la Organización Holandesa de Investigación Científica Aplicada (TNO); el Departamento de Energía Eólica, Risoe, de la Universidad de Dinamarca, y la Universidad Politécnica de Sofía, en Bulgaria.
La idea es lograr un consumo más eficiente de la energía y reducir la factura eléctrica con un mayor consumo de energía eólica, respetando siempre la integridad de los bienes almacenados y sus límites de temperatura, y aprovechando las instalaciones ya existentes sin necesidad de realizar ningún cambio, explica Iribas.
En este sentido, Sietze van der Sluis, del Departamento de Tecnologías de Refrigeración de TNO y coordinador del proyecto a nivel europeo, ha declarado a este semanario que «almacenar energía eólica en naves frigoríficas es una opción muy barata. Como las instalaciones ya están disponibles, lo único que se necesita es una modificación en sus sistemas de control que no supera los 5.000 euros para el caso de una de tamaño medio».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs