martes, 30 mayo 2017
11:20
Actualizado a las 
  • 1
    Feos

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía

    Feos

Ofrecido por:
  • 1

Zapatero salva los Presupuestos y augura que en abril se creará empleo

  • El Gobierno contó sólo con el apoyo de PNV y BNG en una votación en la que no estuvo presente Rajoy.

Nuevo alarde de optimismo presidencial. El jefe del  Ejecutivo desafió ayer de nuevo todos los pronósticos en materia de empleo. Zapatero cree que los resultados de su plan de impulso a la economía empezarán a notarse la próxima primavera. En sede parlamentaria, y ante la mirada atónita de propios y extraños,  auguró que la sangría de despidos de los últimos meses dará paso a partir de marzo o abril a la creación de empleo. ¿Cuánto? Sólo dijo que en un «volumen muy estimable». No concretó más. Sólo que esta mejora sería fruto, entre otras iniciativas, de proyectos como el del fondo de inversión local de 8.000 millones para obras en los ayuntamientos  con el objetivo de generar puestos de trabajo. De momento, 71 consistorios han presentado ya 220 proyectos para acogerse al fondo estatal, por importe de 140 millones de euros, lo que permitirá la creación de 3.750 puestos de trabajo. Hasta los tres millones de desempleados que ya registra la EPA aún quedan muchos puestos por crear para romper la curva ascendente del INEM.
Todo esto lo dijo el presidente durante su comparecencia en el Congreso para explicar los resultados de la última cumbre europea y ante un Mariano Rajoy que deseó que las predicciones de Zapatero se cumplieran, aunque receló de ellas. En todo caso, el jefe de la oposición criticó el «amontonamiento» de medidas puestas en marcha por el Gobierno que, a su juicio, pueden «quemar» el motor económico nacional e hipotecar el futuro de los españoles. Hablaba de lo que él llamó «medidas fáciles que sin ninguna reforma económica sólo han logrado minar la confianza». De ahí que exigiera al Gobierno que busque  una receta propia para superar la crisis económica, y no se escude en la coordinación europea para promover una política basada en el «aumento del gasto» y el «endeudamiento sin  límites».
El mismo debate que se escuchó entre Zapatero y Rajoy en el contexto del último Consejo Europeo se reprodujo horas más tarde, también en el Congreso, entre Solbes y Montoro a cuenta del veto que llegó del Senado a los Presupuestos Generales del Estado.
Y sepan que, aunque las previsiones macroeconómicas sobre las que se realizaron los Presupuestos para 2009 han perdido actualidad (Solbes «dixit»); aunque 7 de los 11 partidos representados en la Cámara Baja consideran que las cuentas públicas no son válidas para una coyuntura de crisis y aunque el Senado vetó el texto, el cuadro económico ya está aprobado. El Ejecutivo del PSOE logró así salvar el último escollo de las primeras cuentas públicas de su segundo mandato en el último pleno del año. El texto fue aprobado gracias a los votos favorables del PSOE y la ayuda de PNV y BNG. En total, 178 frente a los 163 en contra y la abstención de UPyD. Faltaron a la votación ocho diputados (siete del PP, incluido Mariano Rajoy, y el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lledia). Es probable que éstos sean los últimos presupuestos que redacte el vicepresidente económico, Pedro Solbes, si Zapatero decide pasada la próxima primavera hacer la remodelación de Gobierno que propios y extraños le piden tan sólo ocho meses después de configurar su Gabinete.
Así que Solbes celebró ayer la aprobación de los Presupuestos y dijo que éstos permitirán «trabajar normalmente» contra la crisis económica y decidir «muy bien» los estados de gasto. Y es que a pesar de que admite el desfase de las cuentas, también cree que esta circunstancia sólo supondrá una «cierta caída de los ingresos» y «cierto impacto» en el déficit, al que considera lógico en las actuales circunstancias. Especialmente satisfecho se mostró con la supresión del Impuesto de Patrimonio, la devolución acelerada del IVA y la nueva línea de crédito del ICO para garantizar el circulante de las pymes. No opinó lo mismo, claro, el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, para quien apoyar los Presupuestos es sinónimo de cometer «un fraude de ley». Su diagnóstico fue que el Gobierno no ha estado a la altura de las circunstancias y que «no es de fiar», ya que ha presentado estas cuentas siendo consciente de que son «falsas».
Conclusión: «Son los presupuestos del paro y la frustración» y, pese a los pronosticado por Zapatero «no atajarán  el desempleo». Que 2009, por el bien de todos, desmienta a Montoro.

SIGUENOS EN LA RAZÓN