miércoles, 26 julio 2017
05:21
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Internacional

Al borde del precipicio

Tras las revelaciones sobre prácticas corruptas del presidente Temer, ¿nos encontramos ante un nuevo posible «impeachment» como le ocurrió a Rousseff?

–Existe alguna posibilidad, pero para que haya un «impeachment» tienen que haber mayorías muy cualificadas en ambas Cámaras del Parlamento. La clave es lo que vaya a hacer el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que es el aliado del presidente Temer y de su grupo, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Parece ser que en el mismo caso que está implicado Temer también está involucrado Aécio Neves, el líder de PSDB, por lo cual a ninguno de los dos les interesa unas elecciones anticipadas e intentarán evitar que se produzcan. La clave está en si dentro de los propios partidos los que no están tan implicados en los casos de corrupción obligarán de alguna manera a una limpieza en el Gobierno.

¿Cómo afronta la sociedad una corrupción tan dramáticamente asentada en la clase política brasileña?

–Todo es una cadena de delaciones en la que están implicados los principales partidos. La población está tan harta que ya no va a aguantar. Todos los que están involucrados se verán obligados a dar un paso atrás. Las elecciones presidenciales en Brasil son en 2018 y, entonces, puede producirse un gran castigo electoral. Lula, cuando salió el otro día del tribunal para declarar ya hizo un mitin. Estamos en plena campaña y habrán cálculos dentro de los partidos para deshacerse del las figuras más tóxicas y salvar los muebles como sea.

¿Regresarán las protestas a la calle tal y como ocurrió durante el juicio político a la ex presidenta Rousseff?

–Por parte de la oposición, sí. El Partido de los Trabajadores (PT) va a sacar a su gente a la calle para hacer presión. Pero no serán tan masivas. La gente está ya muy harta y cansada.

¿Qué futuro cree que le espera al presidente Temer?

–Cuenta mucho lo que vayan a hacer las autoridades judiciales. Va a ser muy difícil que Temer se mantenga en el cargo si realmente el Supremo admite a tramite la demanda. Habrían muchas presiones para que dimita. Aunque él ya está en el final de su carrera política, así que intentará aguantar hasta que se lo permita su partido.

¿Cómo cree que actuará su partido?

–Es un partido de caciques, el más antiguo que todavía se mantiene y el que tiene una mayor representación territorial. Dentro del mismo, el peso de los jefes regionales es enorme. Así que si estos interpretan que Temer está debilitando sus opciones de poder en las regiones, lo van a hacer caer.

*Analista del CIDOB. Preguntas elaboradas por Benjamín Mazin

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs