lunes, 05 diciembre 2016
01:47
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Internacional

El cómico Grillo capitaliza el «no» a las reformas de Renzi

  • Los populistas buscan beneficiarse de la inestabilidad que provocaría en Italia la derrota del Gobierno en el referéndum.

Beppe Grillo, líder del M5E, ha regresado a la primera línea en la campaña por el «no» en el referéndum del domingo
Beppe Grillo, líder del M5E, ha regresado a la primera línea en la campaña por el «no» en el referéndum del domingo

¿Qué pasaría si Renzi pierde el domingo el referéndum sobre la reforma del Senado? Si no ganara la partida, algo todavía por ver, atendiendo a los medios de comunicación italianos, se vislumbran distintas opciones. La primera apunta a que haya un nuevo Gobierno con el mismo apoyo parlamentario que ahora, pero con un ministro de Renzi como nuevo presidente del Ejecutivo. La segunda opción prevé la posibilidad de un Gobierno técnico hasta las próximas elecciones de 2018. En ambos casos se trataría del cuarto primer ministro que no ha sido legitimado previamente por las urnas. La tercera opción, hasta hoy la menos probable y que depende del presidente de la República, Sergio Mattarella, consistiría en convocar nuevas elecciones. En cualquier caso, aunque muchos ponen la mirada en la populista Liga Norte, el partido que podría desgastar el liderazgo del Partido Democrático de Renzi es el Movimiento 5 Estrellas (M5E), liderado por el cómico Beppe Grillo.

Lo cierto es que, según la Ley italiana, no se pueden publicar sondeos desde el 18 de noviembre. Pero este hecho no impide realizar encuestas de intención de voto. Según un sondeo de EMG Acqua para el telediario de la cadena privada La 7, el M5E lidera los enfrentamientos cara a cara, tanto si tuviera delante al Partido Democrático (52,4% contra 47,6%) o la coalición de centroderecha de Silvio Berlusconi (57,7% contra 42,3%). En lo que se refiere a la actual composición de las Cámaras, los «grillini» son la tercera fuerza parlamentaria tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. La cuestión es que si Renzi pierde el referéndum, si el centroderecha cae debido a la relación amor-odio entre Berlusconi y el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, y si el populismo italiano optase por la moderación, podría consolidarse el Movimiento 5 Estrellas como segunda o, con más dificultad, primera fuerza política del país.

En lo que al referéndum se refiere, los «grillini» apoyarán el «no» contradiciendo, en cierto modo, su visión regeneracionista que apunta a la reducción de costes de la política. El motivo, según defiende el grupo parlamentario, reside en que, «al contrario de lo que afirma Renzi, el Senado no será elegido por los ciudadanos», tal como puede leerse en la página web oficial de Grillo. Aunque la reforma apunta a una reducción visible de los parlamentarios de la Cámara Alta, los populistas prefieren unirse a la campaña del «no» con el objetivo de castigar al Gobierno. Por eso Renzi, también para ganar más electores del «sí» fuera y dentro del M5E, ha prometido cambiar la actual ley electoral, conocida como «Italicum».

En estos días, el Movimiento 5 Estrellas, que ha hecho de la transparencia su bandera política, se ha visto obligado a reaccionar ante un escándalo de corrupción en su propio patio, ya que miembros de la organización en Palermo y Bolonia están actualmente imputados por haber falsificado centenares de firmas a la hora de promover las listas del partido en las municipales de 2012. Según afirmó Grillo hace unos días, «quien se equivoca tiene que marcharse», aludiendo a que habrá que apartar a todos aquellos imputados que no lo hayan renunciado voluntariamente.

Ante este escándalo, el diario «Corriere della Sera» titulaba en su edición digital: «Así es como acaba la fábula ‘‘grillina’’». Según la cabecera milanesa, «cerrar el caso de las firmas falsas con tres ceses preventivos» roza lo imposible y representa «un antes y un después» para el «legalismo fundamentalista que cimienta el Movimiento 5 Estrellas, cuyo eslogan principal es ‘‘honestidad’’». Y añade: «Las escenas donde se ve a algunos diputados intentando no declarar ante los jueces son grotescas». Para el que podría considerarse como uno de los periódicos más influyentes de Italia, hay un claro «antes y después» entre los «grillini que querían asaltar el ‘‘palazzo’’ y los que ya están dentro».

A siete meses de la muerte del fundador del M5E, Gianroberto Casaleggio, y cuando jóvenes parlamentarios como Luigi Di Maio y Alessandro Di Battista se presentan como los líderes más preparados de su partido, el cómico Grillo, que hace algunos meses anunciaba su alejamiento definitivo de la política para volver al teatro, está ahora en la primera línea. Todo ello sin saber qué futuro le espera a una formación política que no nació para gobernar, sino para «vigilar» a la política italiana.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs