MENÚ
miércoles 22 noviembre 2017
20:14
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Irak se asoma al conflicto sectario con el llamamiento chií a las armas

Enrique Rubio.  Erbil (Irak) .

Tiempo de lectura 4 min.

16 de junio de 2014. 21:32h

Comentada
Enrique Rubio.  Erbil (Irak) . 13/6/2014

La aguda crisis que vive Irak se acercó hoy más hacia un conflicto sectario abierto, tras el llamamiento realizado por la máxima autoridad chií del país, el ayatolá Ali al Sistani, a la yihad contra los insurgentes suníes.

Después de que el primer ministro, Nuri al Maliki, instase esta semana a la movilización de los civiles, la arenga de Al Sistani -quien encarna sin duda la conciencia moral de la comunidad chií- corre el riesgo de abrir una nueva brecha entre las comunidades.

"Los ciudadanos que puedan tomar las armas para luchar contra los terroristas tienen que presentarse como voluntarios en el Ejército para realizar este objetivo sagrado", dijo, en nombre del ayatolá, su representante Abdelmahdi Al Karbalai en el sermón del viernes.

El ayatolá interviene en contadas ocasiones en política, pero cuando lo hace suele desencadenar un terremoto.

Por eso, el triunfalismo de Al Maliki al proclamar hoy en un comunicado que el Ejército ha recuperado la iniciativa contrastó vivamente con el tono catastrofista empleado por Al Sistani.

Nadie olvida aquí la desastrosa posguerra tras la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003.

Las tensiones entre suníes y chiíes, soterradas bajo la dictadura de Sadam Husein (1979-2003), estallaron en los años posteriores a la ocupación, alcanzando el paroxismo tras el estallido de una bomba en 2005 en el minarete de la gran mezquita de Samarra, uno de los templos más sagrados para el chiísmo.

El baño de sangre de aquellos años, en los que también fueron duramente golpeadas las tropas estadounidenses, vuelve ahora a la memoria de los iraquíes, sacudidos por las amenazas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) de que destruirán los principales santuarios chiíes.

Tras la pérdida de Mosul -segunda ciudad del país- y de Tikrit -cuna de Sadam- a manos del EIIL, y de la ciudad petrolera de Kirkuk, que ha pasado a control kurdo, el Gobierno central trata de contener el avance de los rebeldes suníes hacia la capital.

Al Maliki visitó hoy Samarra, unos 120 kilómetros al norte de Bagdad, donde preparó junto al gobernador de la provincia de Saladino, Ahmed al Yaburi, y responsables locales la estrategia contra los yihadistas y sus aliados, entre los que figuran antiguos leales al partido Baaz de Sadam Husein.

Los bombardeos de la aviación iraquí sobre dos mezquitas en las ciudades de Biyi y Tikrit, en esa misma provincia, causaron la muerte de al menos 33 personas y heridas a otras, informaron a Efe fuentes policiales.

En el ataque sobre la mezquita de Al Fatah, en Biyi, murieron al menos 30 personas, mientras que otras tres fallecieron por el bombardeo contra la Gran Mezquita de Tikrit.

En ambos templos se encontraban retenidos por el EIIL decenas de miembros del Ejército iraquí, por lo que la mayoría de las bajas fueron soldados gubernamentales, según estas fuentes.

Dentro de la estrategia de las autoridades, cobra especial relevancia cómo tratarán las Fuerzas Armadas de recuperar Mosul.

Según reveló a Efe un miembro de la Comisión de Defensa en el Parlamento, Amar Taama, el Ejército se prepara para lanzar en los próximos días una guerra de guerrillas para retomar el control de la principal ciudad septentrional.

Este diputado chií señaló que la operación será llevada a cabo por las fuerzas especiales en colaboración con combatientes tribales afines al Gobierno y bajo cobertura de la aviación.

La operación "se aplicará de acuerdo con un plan que llevará a la recuperación zona por zona y barrio por barrio" de las manos de los insurgentes, agregó.

Sin embargo, el mismo Parlamento al que pertenece Taama tiene las horas contadas, pues hoy expira el actual mandato legislativo, lo que impedirá convocar a la asamblea para decretar el estado de emergencia, como había reclamado Al Maliki.

"El actual Parlamento ya no puede declarar el estado de emergencia como solicitó el primer ministro porque el presente mandato parlamentario expira hoy", dijo a Efe el diputado Amer al Fayez, miembro de la alianza gobernante, Estado de Derecho.

El nuevo Legislativo, elegido en los comicios del pasado 30 de abril, no podrá celebrar sus sesiones antes de que el Tribunal Federal apruebe los resultados de dichas elecciones.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs