Actualidad

El chavismo se aferra al poder hasta 2019

El Consejo Nacional Electoral da oxígeno a Maduro y pospone el revocatorio hasta marzo. La oposición denuncia la manipulación del CNE y llama a tomar las calles de Venezuela

El Poder Electoral venezolano dio a conocer anoche las fechas y las condiciones en las que se llevará a cabo la recolección del 20% de apoyos para realizar el revocatorio presidencial y señaló que el referendo "pudiera efectuarse a mediados del primer trimestre de 2017".

Publicidad

El organismo electoral venezolano descartó ayer que el referéndum revocatorio que impulsa la oposición contra el presidente Nicolás Maduro pueda celebrarse este año e indicó que tendría lugar en 2017. «El evento podría efectuarse a mediados del primer trimestre del próximo año», señaló en un comunicado el Consejo Nacional Electoral (CNE) tras informar de que, si se cumplen los requisitos, la consulta sería convocada a inicios de diciembre y a partir de entonces correrían los 90 días «reglamentarios que tiene el organismo» para realizarla. De esta manera, el evento podría efectuarse a mediados del primer trimestre del próximo año.

La oposición venezolana exige que el revocatorio se celebre este año, porque si se hace después del 10 de enero y Maduro pierde, su vicepresidente completaría los dos años de mandato y no se convocarían elecciones. El chavismo se aferraría así al poder hasta 2019. El gobernador de Miranda, el opositor Henrique Capriles, reaccionó rápidamente a la decisión del CNE. «Los venezolanos les vamos a dar una lección histórica. Ustedes no seguirán hundiendo a este país en la miseria», escribió en su cuenta de Twitter. Capriles propuso realizar una marcha hacia la sede del CNE en Caracas para pedirle respuestas. «Todos exigiendo nuestro derecho a decidir», añadió.

El rector principal del CNE, Luis Emilio Rondón, anunció que por decisión del organismo la recolección del 20% de las firmas ciudadanas para la activación del revocatorio será por localidades. Para esta tarea, que se llevará a finales de octubre, la MUD exige que el ente disponga de al menos 19.500 máquinas en 6.500 centros de votación en todo el país durante tres días. Sin embargo, el chavismo tan sólo facilitará 5.392 máquinas para el proceso de recolección, la mayoría de ellas en lugares de muy difícil acceso, para así torpedear el proceso. El propio Rondón aseguró que, según su experiencia, «no son el número de máquinas suficientes para el ejercicio pleno de los derechos políticos de los 19,5 millones de venezolanos que tienen la posibilidad de adherirse a la solicitud del referéndum revocatorio. El poder electoral como institución del Estado y garante de los derechos políticos debió tomar en consideración la ampliación de este número de máquinas para evitar las largas colas, como sucedió durante el proceso de solicitud del 1%, donde un gran número de venezolanos se quedaron sin poder ejercer su derecho a participar en la recolección de este porcentaje».

Rondón precisó que el CNE «aprobó el horario de siete horas para el 26, 27 y 28 de octubre que van a ser utilizadas para el proceso de recogida. Entonces, el CNE dispone de un mes para verificar si la recogida del 20% de apoyos se realizó correctamente y si el referéndum debe ser convocado en los 90 días siguientes a esta verificación, por lo que los tiempos juegan así a favor del oficialismo chavista.

Publicidad

Sin embargo, el propio régimen duda de que la consulta llegue a celebrarse en 2017. El miembro de la dirección del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Jorge Rodríguez señaló que, debido a «miles de eventos fraudulentos» en la recogida de firmas, cree «completamente imposible» que se convoque el próximo año.

Mientras, el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, rechazó lo que calificó de «elementos de naturaleza anticonstitucional» presentes en la comunicación del CNE. Además, afirmó que han convocado a todos su integrantes para «definir los detalles» de la decisión que ha tomado la oposición sobre «cómo enfrentar esta circunstancia». «Es evidente que las condiciones del CNE están diseñadas para impedir el revocatorio en 2016. Si ocurre, la Asamblea Nacional debe destituir a Maduro por su nacionalidad», aseguró la coordinadora de Vente Venezuela, María Corina Machado.

Publicidad