viernes, 28 abril 2017
11:13
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Internacional

La guerra digital en el conflicto árabe israelí

Tal y como sucediera hace dos años con la Operación Pilar Defensivo contra las milicias terroristas de Hamas, durante la Operación Margen Protector que ha tenido lugar este verano, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han empleado masivamente los medios de comunicación digital como herramientas de información pública, propaganda y contra-propaganda. Su empleo no sólo ha vuelto a poner de manifiesto el valor intrínseco del ciberespacio y la información como dimensiones del entorno operativo o la necesidad de emplear la comunicación estratégica en los conflictos armados; sino también han vuelto a ratificar que las capacidades cibernéticas e informativas están plenamente integradas en el planeamiento y conducción de las operaciones militares.

Para comprender la importancia estratégica de los medios de comunicación digitales para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) deberemos retroceder al año 2008, cuando la Comisión Vinograd1 – encargada de depurar responsabilidades y proponer medidas para evitar la repetición de los errores cometidos durante la operación Recompensa Justa (2006) en Líbano – concluyó que la deficiente gestión informativa llevada a cabo por el gobierno y las FDI contribuyeron a que tanto la opinión pública doméstica como la internacional calificaran esta operación como un

fracaso israelí a pesar de haber alcanzado la mayoría de sus objetivos estratégicos frente a Hezbolah. Aunque esta Comisión propuso introducir profundos cambios en la política de comunicación del gobierno y de las fuerzas armadas israelíes, la operación Plomo Fundido de invierno de 2008-09 contra Hamas supuso un nuevo revés en la comunicación estratégica del país.

Tras perder la batalla de las narrativas en el Líbano (2006) y en Gaza (2008-09), las FDI se vieron obligadas a replantear sus métodos y herramientas de comunicación estratégica. Durante la Operación Pilar Defensivo (2012)1 Israel explotó el potencial de los medios de comunicación digitales – especialmente las redes sociales, las plataformas multimedia y los blogs – para informar de sus acciones y alterar la percepción pública del conflicto.

Tras el éxito informativo de la Operación Pilar Defensivo, las FDI recibieron una importante inyección económica para reforzar su presencia en medios de comunicación digitales con el fin de consolidar su comunicación en distintos canales y en varios idiomas. Además, la Unidad del Portavoz de las FDI2, en su afán por mejorar la capacidad informativa del ejército, adquirió nuevas capacidades tecnológicas que le permiten seleccionar y editar las imágenes procedentes de las unidades que se encuentran en el campo de batalla para enviarlas de forma casi simultánea a los blogs y a las cuentas de las redes sociales de las FDI. Además, desde 2012, tras detectar el uso que los adversarios hacen de la información que los soldados comparten en las redes

sociales, ha aumentado considerablemente el control sobre su uso, en especial de las de uso más común como Facebook, Twitter y Whatsapp. Como consecuencia se han multiplicado los mecanismos de monitorización de la actividad de los miembros de las FDI en las redes sociales, especialmente la de aquellos destinados en unidades que manejan información clasificada o sensible, y se ha impuesto un estricto código de conducta en el uso de Internet.

El pasado 8 de Julio las FDI lanzaron la Operación Margen Protector con el fin de debilitar las capacidades militares y los túneles de comunicación de Hamas en la Franja de Gaza. Desde su comienzo, el ejército ha llevado a cabo una ambiciosa campaña de comunicación en múltiples canales y en varios idiomas para apoyar su política de información pública y colaborar en las actividades propagandísticas y de inteligencia del país. Además, al igual que ocurrió en 2012, un conjunto de cuatrocientos estudiantes israelíes han apoyado la labor de las FDI en las redes sociales mediante la operación 'Israel Under Attack'1 que se desarrolla en treinta y un idiomas en sesenta y dos países.

Sin embargo, a diferencia de lo acontecido durante la Operación Pilar Defensivo, Israel no sólo se ha visto obligado a contrarrestar la información y propaganda de Hamas y sus seguidores sino también hacer frente a una movilización sin precedentes por parte de buena parte de la opinión pública internacional en las redes sociales más populares como Twitter o Facebook. Ello ha provocado que el gobierno de Jerusalén haya perdido, una vez más, la batalla de las narrativas ante los ojos de buena parte de la comunidad internacional.

* Miembros de THIBER, the Cybersecurity think tank

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs