domingo, 28 mayo 2017
04:42
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Internacional

La ultra Le Pen presume de ser la única candidata antisistema

  • La líder del FN centra sus críticas en Macron y Fillon a tres semanas de la primera vuelta.

La ultra Le Pen presume de ser la única candidata antisistema

Marine Le Pen ha estado este fin de semana en tierras «juppeístas», en Burdeos, la ciudad regida por el malogrado candidato a las primarias de la derecha y el centro Alain Juppé. En un mitin al que asistieron más de 2.000 personas, la líder del Frente Nacional (FN) centró sus ataques en Emmanuel Macron y François Fillon. Sus dos principales rivales fueron el objetivo de las críticas de la líder ultra, que optó por obviar al resto de contrincantes en estas elecciones, y se presentó una vez más como la candidata antisistema.

«Fillon-Macron, es el sistema, es el reciclaje de los dos últimos quinquenios», afirmó Le Pen ante el aplauso de sus seguidores, haciendo referencia a las últimas presidencias de Nicolas Sarkozy y François Hollande. Según la líder de la extrema derecha, políticos, medios e institutos de sondeo apuestan por cualquier candidato con tal de que no sea el FN, «el pueblo», quien llegue al Elíseo. Le Pen se presenta como la única alternativa verdadera a las propuestas del resto de candidaturas: «Tenemos otra visión de Francia, del mundo y del hombre». Mientras, sus principales contrincantes son simplemente «un molino de promesas», en referencia a François Fillon, o « el favorito de la Prensa», Macron.

Desde hace años, Le Pen habla del UMPS para designar con las mismas siglas a conservadores (antiguamente UMP) y socialistas (PS). Ahora que la derecha se llama Los Republicanos, Le Pen ha tenido que variar la forma sin cambiar de fondo y, dirigiéndose a los votantes de la derecha, les dijo que no se dejaran engañar por Fillon: «Ha sido primer ministro durante cinco años» sin «resultados», y «nada le separa de Macron». Según Le Pen, en la segunda vuelta de las presidenciales, Fillon, «de la mano de Manuel Valls, pedirá el voto para Macron», para frenar una victoria del Frente Nacional. La líder de extrema derecha hacía referencia al anuncio del ex primer ministro de que votará a Macron desde la primera vuelta, en lugar de al candidato socialista Benoît Hamon.

Pero también denunciaba así la visita que el líder de En Marcha ha realizado este fin de semana al antiguo alcalde de Niza, Christian Estrosi, que siempre ha formado parte del ala dura de Los Republicanos y que en 2015 fue elegido presidente de la región Provenza-Alpes-Costa Azul (PACA) gracias a la retirada del Partido Socialista para evitar el triunfo de Marion Marechal-Le Pen. Estrosi justificó la visita como un «gesto republicano», pero hasta dentro de su partido consideran la iniciativa como «estrafalaria», y generadora de inquietud entre los electores de Fillon. Son «patéticos ilusionistas» incapaces de «disimular sus connivencias», asestó Le Pen.

También los medios de comunicación fueron el objeto de las invectivas de la candidata frentista. Le Pen considera que «los medios se desenfrenan» para intentar alcanzar al FN «con sus flechas envenenadas», y no comentan con «deontología», sino que «denigran y ridiculizan porque sólo saben hacer eso».

En el marco de la investigación abierta contra el Frente Nacional por posibles empleos ficticios de asistentes de la Eurocámara, el diario «Le Monde» publicó el miércoles un email de 2014 del tesorero del partido, Wallerand de Saint-Just, en el que hablaba de «ahorros importantes gracias al Parlamento Europeo». El FN acababa de ganar las elecciones europeas en Francia pasando de 3 a 24 eurodiputados. Saint-Just contestó la interpretación que «Le Monde» daba a ese mensaje calificándola de «grave difamación», puesto que los ahorros que el FN anticipaba se referían a los salarios que no deberían pagar a los trabajadores del partido «que habían sido elegidos diputados».

Como viene siendo habitual allí donde la líder del Frente Nacional organiza un mitin, también en Burdeos hubo una manifestación en protesta por su presencia, a la que asistieron unas mil personas en medio de un fuerte dispositivo policial. Entre ellas se encontraba el candidato a la elección presidencial del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), Philippe Poutou, para quien Marine Le Pen no es simplemente otro adversario electoral sino un peligro.

Los últimos sondeos siguen dando como claros favoritos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales a la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen (24%-25%), y al de En Marcha (25,5%-26%), Emmanuel Macron, seguidos de lejos por el candidato de la derecha y el centro, François Fillon (18%-20%).

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs