lunes, 05 diciembre 2016
21:06
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Internacional / Elecciones en Estados Unidos

Trump: «Ninguna empresa se irá de EE UU sin consecuencias»

  • El magnate inicia una gira por los estados que le dieron la victoria e insiste en que el tratado comercial Nafta «es un completo desastre»

Donald Trump baja de su avión a su llegada a Indianápolis, ayer
Donald Trump baja de su avión a su llegada a Indianápolis, ayer
Ap

El presidente electo, Donald Trump, se embarcó ayer en su «Thank you tour» por los estados que le han votado en las elecciones, en las que sorprendió al vencer a la candidata demócrata Hillary Clinton, ex jefa de la Diplomacia. Empezó por Indiana para saludar a los trabajadores de Carrier, la empresa de aire acondicionado, tras anunciar que había salvado alrededor de mil puestos de trabajo al evitar su traslado a México. Protagonista en sus discursos de campaña, el empresario amenazó entonces a los ejecutivos de ésta y otras compañías con subirles los impuestos si trasladaban sus fábricas a otros países. Su mensaje caló entre los hombres blancos de clase trabajadora, que se sienten abandonados por su Gobierno tras la crisis de 2008 y el cambio demográfico. Trump presionó al gobierno de Indiana, estado del que ha sido hasta ahora gobernador Mike Pence, vicepresidente electo, para que mantuviesen la planta. De esta forma, se garantizó a la empresa madre de Carrier, United Techologies, siete millones de dólares durante una década en incentivos financieros a cambio de que su fábrica permaneciese en Indiana. Ayer remarcó que «ninguna empresa se irá de Estados Unidos son consecuencias».

Pero no es oro todo lo que reluce, lo cierto es que en un comunicado, la compañía United Technologies reconoció que sin embargo cerrará otra planta de este estado, donde trabajan 700 personas. Mientras, trasladará otros 600 empleos a México de la misma fábrica que ayer fue a visitar Trump. De ahí que el magnate insistiera en que elNafta, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Canadá, EE UU y México), «es un completo desastre». Esto se explica debido a que sólo se han podido salvar los puestos de los trabajadores que estaban sindicados. Pero nada pareció estropearle la fiesta ayer al magnate, que indicó que «es un gran día para Indiana, y sus excelentes trabajadores de su maravilloso estado. Vamos a mantener nuestras empresas y trabajos en Estados Unidos. Gracias Carrier», escribió Trump en su cuenta de Twitter antes de ir a Indianapolis. Hasta allí le acompañó también Pence. Más tarde, Trump tuvo otro acto del estilo de campaña electoral en Cincinnati, la tercera ciudad más grande de Ohio, estado fundamental para hacerse con la Casa Blanca. Mientras, en los próximos días, se espera que tenga diferentes encuentros con los votantes en los «estados batalla» como Pensilvania, Florida, Carolina del Norte y Michigan, donde Trump ganó a Clinton.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs