jueves, 08 diciembre 2016
12:09
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Internacional

Un acuerdo irreversible

  • Análisis

  • En caso de ganar las elecciones de 2018, la oposición tendrá muy difícil dar marcha atrás al proceso de paz

–¿Se podrán aprobar todas las leyes relativas al proceso de paz antes de las elecciones presidenciales de 2018?

–Una vez aprobados los pactos de paz en el Congreso, lo que viene ahora es el trámite legislativo. Está previsto que en menos de un año se implementen todas esas leyes mediante un procedimiento agilizado. Lo primero es una iniciativa para la amnistía de ex combatientes y, simultáneamente, otra para establecer la Jurisdicción Especial de Paz. Después vendrá un paquete amplio de distintas medidas legales. Y paralelamente al trabajo legislativo se irán tomando medidas administrativas a discreción del presidente de la República para avanzar en el montaje de programas de dispositivos relativos, por ejemplo, a todo el apoyo a la misión tripartita de verificación liderada por la ONU y a la logística requerida en las zonas de concentración de ex combatientes.

–¿Se requiere una reforma de la Constitución para implementar el acuerdo?

–No exactamente. Más bien se requieren algunas medidas muy particulares, como una norma transitoria incluida en la Constitución que incluirá el compromiso con el cumplimiento de los pactos de paz.

–¿Es una manera de blindar los acuerdos?

–Sí, la norma constitucional que se va a incluir obliga a los presidentes y al conjunto del Estado a cumplir con lo demandado en el compromiso de paz.

–Si en las elecciones de 2018 ganara el uribismo, ¿podría dar marcha atrás en algunos aspectos del acuerdo de paz?

–Es muy difícil, en sentido práctico, que se pueda desmovilizar a las FARC, ya convertidas en partido político para entonces, y tratar de perseguir la encarcelación de todos los miembros directivos de las FARC. Estamos ante hechos irreversibles. Desde luego que habrá disputa en el Congreso en la definición de las leyes, pero es un reto propio del proceso político. Ojalá los próximos gobiernos, no sólo el nacional sino también los regionales y municipales, sean coherentes con la aplicación del acuerdo de paz.

–El ex presidente Uribe ha planteado un referéndum popular para que los colombianos se expresen sobre los temas más polémicos del pacto. ¿Puede salir adelante?

–Es difícil conseguir una mayoría tan alta en un momento en el que va a ser grande la simpatía hacia la aplicación del proceso de paz. Requiere el apoyo de bastantes millones de personas. Así que creo que será bastante dudoso.

*Investigador del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs