• 1

Curry y nigiris para dar las campanadas

Una propuesta para dar la vuelta al mundo con el paladar para despedir 2017.

  • El cocinero Marcos Fernández y el camarero Sanjay Sapkota, de Benares, estarán al frente en Nochevieja
    El cocinero Marcos Fernández y el camarero Sanjay Sapkota, de Benares, estarán al frente en Nochevieja

Tiempo de lectura 4 min.

29 de diciembre de 2017. 02:24h

Comentada
Tatiana Ferrandis 29/12/2017

Los amantes de la buena mesa han tomado la buena costumbre de devorarlo todo gracias a ese ansia por saborear recetas desconocidas. De ahí que no haya mejor manera de dar la bienvenida a 2018 que viajando con el paladar cuando no es posible emprender una escapada gastronómica. Así, nuestro primer destino es la India. Poco conocemos de su auténtica culinaria, a pesar de que, desde hace unos años, asistamos a la apertura de varios restaurantes. Con Atul Kochhar al frente de los fogones en la londinense casa madre, galardonada con una estrella Michelin, en Madrid es Marcos Fernández quien toma las riendas de Benares. Con nombre de una de las siete ciudades sagradas del hinduismo, el cocinero ha diseñado una propuesta de alta cocina india (135 euros). A su llegada, el comensal es recibido con el cóctel «Amuse bouche» y comenzará la noche con un cangrejo de concha blanda, servido con una vieira a la parrilla, ensalada de arroz inflado y texturas de coliflor sobre la mesa. Los carabineros al tandoor con salsa de mango y coco y el jarrete de cordero asado con garbanzos también forman parte de un desfile de platos exóticos armonizados con champagne Chartogne-Taillet y un Sula 2017.

Purnima resulta más asequible (35 euros) con las uvas y el cava incluido. En cuanto a los bocados, más informales, ricas son las chicken samosas y el chicken tikka para empezar y el lamb ragan josh y el Lamb madras como curries para escoger. Otra opción es Bangalore por 50. En Thai Garden 2112 comienza la fiesta con un cóctel antes de que el cliente asista a la ceremonia del agua. Les explico, cada uno colocará en las piscinas un krathong (cesta de inciensos, velas y flores) símbolo de buenos deseos para el nuevo año que comienza. La propuesta thai es rica (130 euros): rollitos poh pia, las khung phom pha, el pla noung, filete de merluza al vapor envuelto con verduras... Después de las uvas, la idea es bailar con la música del dj y a eso de las tres se servirán tentempiés.

En un ambiente acogedor

Las racetas de Bouet (Valencia) tienen una clara influencia thai, que se saborea en el pollo envuelto en hoja de pandano y en el jarrete de ternera glaseado con jugo de tuétano, que saldrán de la cocina en Nochevieja (65 euros). En la Ciudad Condal, nuestro destino es la casa de Ivan Surinder, Tandoor. Nos cuenta que ha ideado un menú sabroso y económico (45 euros) «para que los comensales no tengan excusa para salir de casa. Esa noche cocinaremos mi madre y yo para ellos en un ambiente acogedor unos platillos». Como ejemplo, los puerros braseados al tandoor con un tartar de langostinos, el curry de salmón y, por supuesto, un dip de lentejas channa. Por otra parte, quien se haya quedado con ganas de escapar al lejano Oriente, El Pato Laqueado ofrece dos menús (35 y 40 euros) con éste como protagonista, mientras que en El Bund (36 y por 46 euros)está previsto abrir boca con una tapita de tofu ahumado y seguir con la lubina con salsa de frutas exóticas y piñones. Sin embargo, para el almuerzo de Año Nuevo recomendamos Shanghai Mama. ¿El motivo? Nos encantan los dumplings, sobre todo el xiaolongbao, relleno de carne y trufa negra y la merluza de pincho con salsa kimchi y jengibre. En Mestizo, los comensales vivirán una Nochevieja al más puro estilo azteca, ya que cenarán al ritmo de las canciones de los mariachis. Por 49 euros, entre los manjares no faltará la crema de chile poblano, los tamales, el chile en nogada y el solomillo de cerdo en salsa de Jamaica. De beber, ponche, bebida elaborada con miel y frutas, con pique (tequila) o sin él.

En su veinte aniversario, La Negra Tomasa abre con el buen rollo que caracteriza al espacio en una larga noche que promete. Comienza con un cóctel de ensalada cubana, tamales, chicharritas, croquetas, fritura de maíz y malanga. El bogavante a la cubana es uno de los platos fuertes. Con los dulces navideños en una mano y el mojito en la otra se hará más amena la espera a las campanadas. Habrá uvas, cotillón y música en directo. Puede que El Rincón Ecuatoriano no cuente con suficiente glamour, pero merece la pena comenzar el año conociendo las especialidades de la costa ecuatoriana (encebollado de pescado, sopa marinera...). Joao Alcántara plasma en Fogo (Barcelona) la exuberancia, el sabor, el color y la alegría característicos de la cocina brasileña en platos como la ostra con tapioca y erva-doce y el wagyu curado con polenta cremosa.

Nueve elaboraciones son las idóneas para saborear la cocina peruana de Miguel Ángel Valdiviezo en Tampu (120 euros). Entre ellas, destaca su «último mejor ceviche del año» con carabinero, corvina, almejas, zamburiñas y chipirón ahumados al wok con leche de tigre al huacatay. Le sabrá mejor con una cerveza cuzqueña de trigo, nos dice, al tiempo que recuerda que en su país es tradición quemar un muñeco hecho con ropa vieja a medianoche. En Yakumanka, la sede de Gastón Acurio en Barcelona, destaca la causa de langostinos con escabeche y la plancha de navajas con ají charapita y mango verde. Empiece con un piscosour. Fass es un clásico de la auténtica cocina alemana. Por eso, el paladar disfrutón tiene las cosas claras: comenzar 2018 con un surtido de salchillas (frankfurter, thüringer, nümberger...) o con un codillo. Una Nochevieja diferente.

Mientras, los apasionados de la cocina americana se dirigen hacia Foster’s Hollywood, ya que sirven tres nuevas hamburguesas de carne ahumada a baja temperatura. Nos gusta la Truffled Burger.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs