Sorprender y divertir con una gastronomía para compartir

El restaurante 2254 apuesta por una cocina con raíces francesas, catalanas e italianas, donde el producto es clave

  • El establecimiento barcelonés apuesta por una cocina italiana alejada de los tópicos, donde tiene mucho que ver el producto, además de ofrecer un menú de cercanía
    El establecimiento barcelonés apuesta por una cocina italiana alejada de los tópicos, donde tiene mucho que ver el producto, además de ofrecer un menú de cercanía
  • Image
Ángela Lara.  Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

07 de mayo de 2016. 15:44h

Comentada

Recorrer 2254 kilómetros en Vespa desde Palermo, su ciudad natal, hasta Barcelona, donde en la actualidad regenta el restaurante 2254, marcó sin duda la forma de ver la vida de Nuncio Cona, quien durante su viaje, debido a la necesidad de encontrar un sustento económico, se adentró en el mundo de la gastronomía para convertirse en un auténtico amante de los fogones.

«Yo quería que mi restaurante me representara al 100%», señala Nuncio, con lo que cada uno de los elementos que conforman la oferta de este establecimiento tiene un porqué, un reflejo en la vida y las experiencias vividas por su propietario. «La cocina que hacemos no es italiana, de pasta y pizza, sino que es una cocina creativa, de autor, donde tiene mucha importancia el producto , a poder ser de cercanía, y en el que se fusionan las tres cocinas que he conocido durante mi viaje: la italiana, la francesa y la catalana o española». Para Nuncio, quien dice apostar por una cocina de «cocciones lentas y poco agresivas para potenciar el máximo posible el sabor del producto», uno de los grandes atractivos de este restaurante es que «el comensal puede comer cosas aquí que no va a encontrar en ningún otro sitio»

Y esta propuesta gastronómica se presenta al cliente tanto en carta, en la que hay una apartado de entrantes para compartir y otro de medias raciones -de carne o pescado principalmente-, como mediante menús. Así, por ejemplo, esta el menú de mediodía, que consta de tres tapas como entrante, dos segundos a escoger y postre por 11,50 euros. ««Siempre procuro que la gente coma bien, sano, por lo que en este menú siempre hay verduras, ensaladas...», explica el propietario. Además, el 2254 ofrece dos menús degustación a sus clientes: por un lado, el viaje Barcelona, que consiste en 11 platos –3 snacks, 6 platos para compartir y 2 postres– por 45 euros, y el Palermo, que cuenta con 13 platos –3 snacks, 8 platos para compartir y dos postres– por 65 euros.

Así pues, en este restaurante se apuesta y potencia el concepto de compartir, ya que como señala Nuncio «es muy típico de Palermo y es una apuesta por la diversión, porque las cosas divertidas no se hacen solo». Y es que en la filosofía de gastronomía y restauración de Nuncio, la diversión y el efecto sorpresa juegan un papel protagonista. «Me gusta sorprender un poco a cliente, salir de los esquemas», señala el propietario, quien al respecto comenta que «siempre pondré elementos en el plato para que el cliente pueda pensar que eso nunca lo había visto con anterioridad». Y este efecto sorpresa va más allá de la comida e impregna los diferentes aspectos que intervienen en la acción de comer. Así, por ejemplo, sobre la mesa el comensal se puede encontrar una pinzas quirúrgicas de gran tamaño para usarlas como herramienta para servir los platos a compartir. En esta línea, la vajilla cuenta con platos de diferentes formas y tamaños, algunos con forma de tronco, otros con forma de cacao y unos que evocan un volcán para permitir así jugar con el emplatado y las características de la comida servida.

Image

Y si la vajilla y la cristalería son de primera calidad, sorprenden los manteles individuales de papel, que son una impresión de una foto seleccionada por el propietario con un mensaje o comentario que las personaliza. Y es que como señala Nuncio, en el 2254 «queremos dar un servicio de cinco estrellas, una gastronomía de cinco estrellas, pero con cierta informalidad», una informalidad a la que contribuye la apuesta de este establecimiento por compartir, incluso la mesa.

En cuanto al establecimiento, respira una aire híbrido entre industrial y vintage, con paredes de cobre oxidado y mesas que se sustentan sobre una base de maquinaria de una industria textil, que permite regular la altura de las mesas, todas ellas de madera y rodeadas por sillas de diferentes materiales y colores. Una cocina a la vista acerca al cliente al proceso de elaboración de los platos y potencia esa relación entre el comensal y el personal.

Restaurante 2254

Dirección: c/ Consell de Cent , 335

Teléfono: 935 28 60 02

Horarios: de lunes a sábado de 13 a 16 horas y de 19 a 00.00 horas. Domingo de 19.00 a 00.00 horas

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs