El Rey, de boda sin Letizia

Felipe VI asistió ayer al enlace de su ahijada, Martina Jáudenes, en Mallorca

  • El Rey, con algunos de los invitados al enlace
    El Rey, con algunos de los invitados al enlace
  • Martina Jáudenes de Diego y su marido
    Martina Jáudenes de Diego y su marido
Tania Limón. 

Tiempo de lectura 2 min.

11 de septiembre de 2017. 16:51h

Comentada

Lo pensó mucho, quizá por la difícil coyuntura política, pero finalmente el Rey viajó ayer hasta Palma de Mallorca para acudir a la boda de una de sus ahijadas, Martina Jáudenes de Diego, que se ha dado el «sí, quiero» con el empresario Luis Abascal. Ella es hija de Chusa de Diego y Eugenio Jáudenes, piloto de Iberia y antiguo compañero de regatas de Don Felipe cuando éste aún era príncipe. Su abuelo, Eugenio Jáudenes, es el capitán del puerto del Club de Mar de Mallorca y toda una institución en la isla. El novio, por su parte, es madrileño y fundador del grupo Lalala, dedicado a la restauración.

La gran ausente de la cita fue Doña Letizia, que no le acompañó en esta ocasión pese a tener sitio reservado en la iglesia de Sant Nicolau. En su lugar, se quedó en casa, compartiendo su último fin de semana de vacaciones antes de que la Princesa Leonor y la Infanta Sofía comiencen mañana las clases. El Rey llegó al enlace pocos minutos antes de las 17:00 de la tarde, hora en que estaba previsto. Allí ya se encontraban numerosos invitados como el ex ministro de Economía y ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato.

Tras la ceremonia religiosa, el convite se celebró en el Castillo de San Carlos, muy cerca de Marivent, una construcción del siglo XVII encargada por Felipe III para defender la zona marítima de los contínuos ataques de piratas y berberiscos que azotaban el Mediterráneo. Macarena de Castro, con una estrella Michelín y chef del restaurante El Jardín, fue la encargada de dar de cenar a los cerca de 250 comensales que asistieron.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs