El último homenaje de William y Kate

Recientes aún los actos por el 20 aniversario del fallecimiento de Lady Di, los duques de Cambridge han anunciado que esperan su tercer hijo. De ser niña, el nombre de Diana sería un perfecto tributo a la mujer que luchó por una monarquía británica menos rígida y más cercana

  • Los duques de Cambridge formarán familia numerosa a finales de abril o principios de mayo
    Los duques de Cambridge formarán familia numerosa a finales de abril o principios de mayo

Tiempo de lectura 4 min.

09 de septiembre de 2017. 18:42h

Comentada

Una semana después de celebrarse el vigésimo aniversario de la trágica muerte de la princesa Diana, el palacio de Kensington anunciaba en Twitter que los Duques de Cambridge esperan la llegada de su tercer hijo. No podía el príncipe Guillermo rendirle mayor homenaje a su madre, cuya inesperada pérdida marcó su vida y la de su hermano Enrique.

La noticia se hacía oficial antes de las doce semanas de gestación que por seguridad marcan los ginecólogos para confirmar la buena marcha de un embarazo debido a la cancelación de actos oficiales provocado por el malestar de Kate Middleton. Como ocurriera en los dos anteriores, sufre hiperémesis gravídica, una dolencia que afecta a un 1 por ciento de las gestantes y por la que muchas de las futuras mamás pueden perder hasta el 10 por ciento de su peso corporal, cuando lo lógico es ganar alrededor de 450 gramos semanales. Esta bajada de peso puede desencadenar una acumulación de toxinas en la sangre o en la orina, conocida como cetosis, con la que el cuerpo compensa la falta de alimentos. Los médicos que atienden a Kate le han aconsejado mantenerse hidratada, aunque su cuerpo rechace todo lo que come, ya que una deshidratación podría poner en peligro su vida y la del bebé, incluso provocarle malformaciones.

Durante la presentación de un documental sobre la salud maternal, Kate aprovechó para contar su experiencia como madre. La duquesa de Cambridge, que se estrenó en la maternidad con el nacimiento del príncipe George, en julio de 2013, y repitió experiencia en mayo de 2015, con Charlotte, confesó que incluso para ella. que cuenta con todo tipo de ayudas y apoyo en el cuidado de sus hijos, no ha sido una tarea fácil. «Personalmente, convertirme en madre ha sido una experiencia maravillosa y gratificante. Pero a veces también ha significado un inmenso desafío», explicaba en su sincero discurso. «Nada te puede preparar para entender el carrusel de emociones que acompaña a la experiencia de tener un hijo. No hay ningún libro de reglas que te explique cómo ser madre». Durante su exposición aseguró que en algunos momentos se había sentido perdida y caído en una falta de confianza en sí misma por la presión que supone querer ser una madre modélica. Además, aprovechó para reivindicar que «es igual de justo hablar de la maternidad como algo maravilloso, pero también lo es hablar del estrés y del esfuerzo que conlleva». Por su parte, Guillermo, durante la Conferencia Nacional de Salud Mental y Policía de Oxford, admitió que no ha podido descansar demasiado tras el anuncio de la feliz noticia y tampoco tendrá tiempo de hacerlo con tres niños en casa. «Kate tiene que superar esta primera etapa, luego ya podremos empezar a celebrarlo», comentaba a colación de la salud de su pareja.

Arthur o Alice

La prensa británica hace cábalas para saber cuándo fue concebido el tercer bebé real y apuntan a que fue durante el viaje oficial de la pareja a Polonia, el pasado mes de julio. Una teoría que gana peso teniendo en cuenta que la hiperémesis gravídica comienza a manifestarse seis semanas después de la concepción. Además, en Varsovia ella no probó el alcohol a pesar de brindar en numerosos actos, un detalle que ya hizo sonar las alarmas sobre un posible embarazo.

Las casas de apuestas británicas hacen caja ya tratando de adivinar el nombre del futuro miembro de la Familia Real, siendo Arthur, Phillip y James los favoritos si fuera un niño; y Alice, Elizabeth o Victoria, en caso de ser niña. Con el nacimiento de este bebé, los duques se convertirán en familia numerosa, una tendencia que siguen ya otros royals europeos como Magdalena de Suecia, embarazada de su tercer hijo. Un «baby boom» europeo, ya que Sofía Hellqvist acaba de dar a luz a su segundo hijo en dos años. Pero no será éste el último embarazo de Kate según su tío, Gary Goldsmith, quien asegura que habrá un cuarto.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs