¿Estamos a tiempo de la Operación Biquini?

Los famosos no son los únicos que aguardan el secreto para conseguir un buen tipo este verano en tiempo récord

  • Cristiano Ronaldo, Paula Echevarría, Mario Casas y Amaia Salamanca lucen sus cuerpazos.
    Cristiano Ronaldo, Paula Echevarría, Mario Casas y Amaia Salamanca lucen sus cuerpazos.
Darío Pescador. 

Tiempo de lectura 4 min.

16 de julio de 2017. 00:02h

Comentada

ETIQUETAS

Así que este año tampoco empezó a comer mejor y a hacer deporte con tres meses de antelación. Las vacaciones en la playa ya están aquí, las carnes siguen flácidas y hay que quitarse la ropa. Que no cunda el pánico. La mala noticia es que los milagros no existen. Esa limpieza de una semana tomando sopa o zumos no ayuda. Cuando se reduce drásticamente el consumo de calorías, el cuerpo pierde peso, aunque ese peso es sobre todo agua y masa muscular. En cuanto se abandona el semiayuno y se ingiere un plato de macarrones, se recupera todo lo perdido, pero en forma de grasa. En este caso, estará peor que antes. Le propongo algo mejor: perder una talla en solamente dos semanas. No hablo de kilos, sino de centímetros. Olvídese del peso. Si pierde una talla de cintura o cadera, quiere decir que su cuerpo ha perdido grasa y que ha conservado el músculo. No habrá cambiado radicalmente, pero se encontrarás mucho mejor, tendrá más energía y la transformación será mucho más duradera. También estará en mejores condiciones para afrontar un cambio a largo plazo, como la «Operación Transformer» cuando termine el verano.

No pique entre horas

La dieta es la parte más importante del programa. Si no se cambia la forma de comer, tampoco lo hace el cuerpo, aunque se haga ejercicio. Lo que se considera «comida sana» habitualmente es un grave error porque prioriza comer poca cantidad y muchos hidratos de carbono, cuando en realidad lo que se necesita es todo lo contrario. Si no come suficiente y hace ejercicio, sufrirá de constantes antojos y terminará picando entre horas y encontrando casi imposible resistirse a la pizza. Está pidiendo más a su cuerpo y tiene que darle más comida. Lo que cambia aquí es el tipo de alimento.

La dieta es extremadamente sencilla y tiene tres pasos. Llene la mitad de su plato de verduras: hojas verdes, tomates, hortalizas, crudas o a la brasa. Puede aliñarlas con una cucharada de aceite de oliva o añadir en su lugar frutos secos o un poco de aguacate que aportarán grasa saludable. Tome una porción de proteína baja en grasa del tamaño de la palma de la mano: pollo, pescado, carne, marisco o huevos. ¿Ha hecho deporte en las dos horas anteriores? Añada un puñado de carbohidratos densos, como patata o arroz. ¿No lo ha hecho? Añada, pues, más verduras. Esta receta también se aplica al desayuno. Olvídese de la bollería, las galletas y los cereales, tome una tortilla con tomate en rodajas y una tostada de pan integral.

¿Por qué comer más carbohidratos después de hacer deporte? Justo después de un esfuerzo intenso el cuerpo está en un estado especial, en el que la comida que se ingiere pasa a alimentar las células musculares para ayudarlas a recuperarse. Por el contrario, si pasan las horas sin hacer nada, la comida se almacena gran parte en la barriga y las caderas. De hecho, comer alimentos frescos y evitar el azúcar en la dieta es lo que mayor impacto tendrá. Si cree que no puede pasar sin algo dulce, no tenga miedo de los edulcorantes. A no ser que se tomen grandes cantidades, son inofensivos. Si solo hiciera una cosa de todo el programa, esta es la que mayor impacto tendría en su cuerpo.

Ejercicio intenso

La idea de «quemar grasa» que tienen muchas personas es ponerse en una bicicleta estática o una de esas cintas de correr y sudar durante horas. Además de cruel, es posiblemente la forma menos efectiva que haya de reducir la grasa corporal. Con estos ejercicios largos y de baja intensidad, el cuerpo no consume más que el equivalente a una cucharada de grasa por hora, que se recuperará con el aliño de la primera ensalada.

Sin embargo, si se practica un ejercicio de fuerza intenso, se produce una elevación del metabolismo, y el cuerpo estará consumiendo más grasa durante el resto del día, incluso mientras se duerme.

¿Qué es un ejercicio intenso? Les presento al doctor Burpee. Este médico inventó el test que medía el estado de forma de los soldados de EE UU. Consiste en agacharse, ponerse en plancha, hacer una flexión (opcional), volver a ponerse en cuclillas, saltar, y repetir todo el movimiento. Es agotador, pero solo hay que hacerlo durante un espacio corto de tiempo en intervalos de actividad-descanso. Sería así:

1. Ponerse las zapatillas.

2. Caminar o trotar durante 5 minutos.

3. Hacer «burpees» durante 30 segundos.

4. Descansar un minuto

5. Repetir 30 segundos de «burpees» y un minuto de descanso un total de cinco veces.

6. Después de las cinco rondas, caminar o trotar durante 20 minutos.

La ventaja de esta forma de entrenamiento es que es tan corta como intensa, y en menos de tres cuartos de hora estamos listos para la ducha. Haciendo esta rutina tres o cuatro veces por semana, los efectos sobre nuestra energía y nuestro cuerpo son rápidos: más energía, menos antojos, dormirá mejor y perderá centímetros. Estos cambios, pequeños pero importantes, pueden ser el primer paso para empezar a controlar su cuerpo y cambiar su vida.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs