Lifestyle

Felipe VI impulsa la ampliación del panteón de Reyes

La reforma de la que no quería oír hablar el Rey Emérito podría llevarse a cabo en los próximos meses.

La reforma de la que no quería oír hablar el Rey Emérito podría llevarse a cabo en los próximos meses.

Publicidad

El panteón de Reyes podría encontrarse a pocos meses de experimentar la reforma que durante años ha permanecido sin aprobar sobre la mesa de Don Juan Carlos. Sin lugar para albergar a más miembros de la Familia Real española, la cripta ubicada en el monasterio de El Escorial de Madrid fue sometida al análisis de varios arquitectos a los que se les encargó elaborar un proyecto en firme que se llevaría a cabo una vez trasladados los restos de Don Juan y Doña María de las Mercedes. Sin embargo, aún no se ha aprobado nada.

El ascenso al trono de Felipe VI parece que ha acelerado los trámites. Fuentes cercanas a la familia apuntan a que podría aprobarse el comienzo de la obra durante los próximos meses. El Rey Emérito se mostró siempre reacio a hablar de estos temas, explican las personas consultadas, razón por la cual el tema se aparcó durante años a la espera de una decisión final.

En la actualidad, el Panteón de Reyes alberga los restos mortales de todos los monarcas españoles y sus madres desde Carlos V. Hay dos excepciones: Felipe V y Fernando VI reposan en sus respectivas fundaciones, La Granja de San Ildefonso y las Salesas Reales en Madrid (Iglesia de Santa Bárbara).

Problema de espacio

Publicidad

Con el fallecimiento de los Condes de Barcelona y la consiguiente colocación de las dos urnas correspondientes a Don Juan, padre de Don Juan Carlos, y su esposa, Doña María de las Mercedes, se completa el espacio actual de la cripta real. Aunque mucho se ha especulado durante los últimos años sobre dónde y cómo desean ser enterrados los Reyes Eméritos, lo cierto es que de desear hacerlo en el Panteón de Reyes, hoy por hoy, sería imposible.

Desde hace años, los restos de los Condes de Barcelona descansan en el Pudridero a la espera de ser trasladados a sus urnas correspondientes, ambas ya colocadas encima de la puerta de entrada y que suponen los últimos dos lugares libres de la cripta. Es en este punto cuando se abre la puerta a una gran incógnita aún sin resolver oficialmente desde Patrimonio Nacional, organismo encargado de la gestión del monasterio que lo alberga: qué lugar ocuparán en un futuro los sepulcros de Don Juan Carlos y Doña Sofía.

Publicidad

Asesores históricos de la Casa del Rey han explicado a LA RAZÓN los planes que están previstos para dar solución a este problema. Hace casi una década, funcionarios de Patrimonio Nacional encargaron a un grupo de expertos que, bajo la más estricta confidencialidad, elaborasen un estudio del terreno e ideasen una serie de propuestas que solucionasen el problema de espacio.

Tras varios meses de trabajo, concluyeron que lo más viable sería crear una sala anexa a la cripta actual. Este proyecto para ampliar el Panteón fue aprobado en su día por las autoridades. Sin embargo, su ejecución debe contar con el visto bueno del Rey de España.

Ampliar la cripta actual

El proyecto consiste en ampliar el Panteón de Reyes construyendo una cripta anexa de iguales características unida a través de una galería con la primigenia. La obra, aún sin presupuesto aprobado, se realizaría según explican, tirando la pared de detrás del altar.

Excavando debajo del jardín que rodea el monasterio, en concreto el llamado Jardín de la Reina, sería el único modo viable de acceder a esa profundidad sin dañar la estructura del edificio.

Este modo de construirla permitiría la instalación de una gran claraboya en el techo que aportase la luz necesaria para dotar de un aire más vanguardista a la nueva estancia. Parte del equipo encargado del proyecto mantiene la opinión de mantener las características de la cripta actual, la otra parte defiende modernizarlo. Con este proyecto, no sólo habría espacio para las urnas de Don Juan Carlos y Doña Sofía, primeros teóricamente en ocupar las nuevas dependencias, sino para al menos otras veinticuatro más.

Publicidad