Reencuentro del Rey y su hermana

Doña Cristina asiste a una misa funeral en el Palacio Real cuatro años después. La Infanta reaparece en un acto junto a la Familia Real tras su exculpación en el «caso Nóos».

  • Los Reyes, durante el funeral por la infanta Alicia de Borbón-Parma, al que también han asistido Don Juan Carlos y Doña Sofía y las infantas Elena y Cristina
    Los Reyes, durante el funeral por la infanta Alicia de Borbón-Parma, al que también han asistido Don Juan Carlos y Doña Sofía y las infantas Elena y Cristina
Amadeo-Martín Rey. 

Tiempo de lectura 4 min.

12 de mayo de 2017. 02:48h

Comentada

El Palacio Real de Madrid se vistió ayer con sus galas más solemnes y austeras para celebrar el funeral por la Infanta Doña Alicia, Duquesa de Calabria, viuda del Infante Don Alfonso de Borbón Dos Sicilias y madre del Infante Don Carlos, anterior Duque de Calabria, fallecida a los 99 años el pasado 28 de marzo. El acto sirvió para que la Infanta Cristina regresara al Palacio Real por primera vez en cuatro años. También por primera vez coincidió en un acto con Felipe VI después de la sentencia exculpatoria del «caso Nóos». El último encuentro público de ambos se produjo hace año y medio en octubre de 2015 con el funeral del Infante Don Carlos en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

La Infanta entró en la Capilla Real del palacio acompañada de su hermana, Doña Elena. A la llegada de los Reyes todos los asistentes estaban en sus sitios, por lo que no hubo opción al saludo entre Felipe VI y su hermana.

Tras la absolución de Doña Cristina, en Zarzuela se abrió un debate sobre cómo restablecer su imagen pública y normalizar su presencia en actos familiares.

Ayer, los corredores de palacio se cubrieron con alfombras de la Real Fábrica de Tapices y sus paredes se alhajaron con una espléndida serie de tapices. La Guardia Real y la Guardia de Alabarderos cubrían todo el recorrido de los asistentes. Bajo el gran dosel de la Capilla Real se sentaron los Reyes de España y, a su derecha, los Reyes eméritos. Todos vimos con alegría cómo en torno a ellos se reunían los demás miembros de la Familia Real y de la Familia del Rey: la Infantas Pilar, Margarita, Elena y Cristina.

Las hijas de Doña Alicia, princesas Teresa e Inés de Borbón-Dos Sicilias y su nuera, la princesa Ana de Francia, viuda del Infante Don Carlos, anterior Duque de Calabria. Don Pedro de Borbón Dos Sicilias y su esposa Doña Sofía, Duques de Calabria, encabezaban a la familia más directa de la difunta, ya que él es el Jefe de la Real Casa de las Dos Sicilias, que encabezó hasta su muerte el Infante Don Alfonso, marido de Doña Alicia. También acudieron las hermanas de Don Pedro con sus maridos: Doña María de Borbón Dos Sicilias con su esposo, el Archiduque Simeón de Austria, Doña Victoria acompañada de su marido, Markos Nomikos, Doña Cristina, con Pedro López-Quesada, Doña Inés,... Estaba asimismo el Duque de Noto, Jaime de Borbón Dos Sicilias y Landaluce. Pero también otros parientes de Doña Alicia como el conde José Miguel Zamoyski de Borbón, o el príncipe Charles-Emmanuel de Borbón Parma, llegado desde París con su mujer Constance, hija del Barón de Ravinel, o el Infante Don Miguel de Portugal, Duque de Viseu. También acudieron el príncipe Franz Wilhelm de Prusia, bisnieto de Guillermo II, último emperador de Alemania, que reside en Madrid, que fue acompañado por su sobrina, la princesa Benigna Reuss.

El ministro de Cultura y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo y Montojo, barón de Claret, representó al Ejecutivo. Estaban también presentes, entre otros, el Duque de Híjar y de Aliaga, Presidente de la Diputación de la Grandeza de España, Jean-Marie Musy, embajador de la Soberana Orden Militar de Malta en España, el Duque de Alba, los Duques de Terranova, de Hornachuelos, Juan Sunyé y Mendía, Primer Introductor de Embajadores, el embajador Carlos Bárcena y Portolés, el Barón de Gavín, los Condes de Isla, los Vizcondes de las Torres de Luzón –él, Juan Pelegrí y Girón es Presidente del Real Cuerpo de la Nobleza de Madrid– Guy Stair Sainty, Vice-Auditor General de la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge de la que el Infante Don Carlos, hijo de Doña Alicia, fue gran maestre, al igual que lo fueron su marido el Infante Don Alfonso, así como lo es su nieto el actual Duque de Calabria. Vimos también a Ramón Pérez-Maura y García-Botín, al Conde de los Andes, así como al presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán y de la Serna.

Estuvieron también el Conde de Santa Ana de las Torres, Comendador Mayor de León de la Orden de Santiago, Fernando Vargas-Zúñiga, caballero de dicha Orden, acompañado de su mujer, José del Portillo, teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Valencia, Luis Navarro Elola, que ostenta idéntico cargo en la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza. No faltó José María Moreno de Barreda y Moreno, Regente del Subpriorato de San Jorge y Santiago de la Orden de Malta y el Presidente de la Asamblea Española de dicha Orden, Marqués de Villalcázar de Sirga.

* Doctor en Historia

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs