MOSTRAR STICKY MOSTRAR NORMAL
  • 1
  • 1
    Con la colaboración

La otra Irina Shayk de «CR7»

El parecido de Kristina Peric con la ex novia de Ronaldo es indiscutible. Un maquillador los presentó y la conexión fue instantánea. Tras contar su romance, está a punto de firmar con Victoria’s Secret

B. Benavent. 
Ojos verdes de mirada felina y labios voluptuosos... La serbia es la viva imagen de Irina Shayk
Ojos verdes de mirada felina y labios voluptuosos... La serbia es la viva imagen de Irina Shayk

Veinte años, cuerpo escultural, 1,76 metros de altura, ojos verdes de mirada felina y labios voluptuosos. La modelo Kristina Peric es la viva imagen de Irina Shayk. De hecho, el gran parecido de la serbia con la rusa es lo que la llevó a conocer a Cristiano Ronaldo y, una vez contado, a catapultarla para subir escalafones en la lista de los ángeles de Victoria’s Secret y ostentar la fama de ser «la otra» Shayk dentro y fuera de las pasarelas. A partir de hoy, todo el mundo sabrá ya quién es Kristina Peric. La fortuna le llegó cuando un maquillador le dijo que tenía que presentarle al astro portugués: «Irina y tú sois prácticamente idénticas, estoy seguro de que le vas a gustar». Dicho y hecho, cuenta ella a «The Sun» tiempo después de conocer al delantero del Real Madrid, pero justo en el momento en el que está a punto de firmar con la famosa firma de lencería.

El encuentro se produjo. Lo conoció y asegura que hubo una «conexión instantánea» entre ella y el jugador, que por entonces atravesaba uno de los peores momentos en su relación de cinco años con Shayk, rota oficialmente en enero de 2015 a través de un comunicado que el capitán de la selección portuguesa difundió a través de la agencia Ap. «Por desgracia, no tuvimos oportunidad de pasar más tiempo juntos porque él tenía prisa por volver a sus compromisos y yo debía irme a un trabajo en Miami», relata Kristina, que sin embargo apela a la discreción y no desvela si volvieron a verse en alguna otra ocasión.

La humildad del astro

Lo que sí hace es una encendida defensa de Cristiano Ronaldo, al que siempre se ha tachado de narcisista: «No es una persona lastrada por su dinero y su fama. Se comporta como un chico normal, con los pies en el suelo». Otra cosa bien distinta es que el deportista, también modelo para varias firmas –ropa interior incluida–, como también lo fue David Beckham, sea consciente de lo atrayente de su escultural físico. La falsa humildad tampoco es compañera de esta joven modelo, quien, cuando la revista «GQ» le pregunta cuál es su posesión más preciada, contesta: «No me gusta alardear, pero... yo misma».

La otra Irina Shayk de «CR7»

Al margen de Ronaldo y de los dos centímetros que le saca Irina Shayk, amén de toda una brillante carrera detrás, la carta de presentación de Peric es la de una chica que «aún no ha hecho ninguna locura, nació y creció en Serbia, cuyo mejor plan es el de una cena tranquila con amigos, que si no fuera modelo sería diseñadora y a la que hay muchas cosas que la hacen sentirse sexy, pero, sobre todo, los cumplidos del hombre que ocupe su corazón». En los «books» de las mejores agencias de modelos del mundo, como Elite, consta que Kristina ya ha sido portada de «Harper’s Bazaar», «Cosmopolitan» y «Elle», y a buen seguro que le quedan muchas por delante.

Quizá la más ansiada sea la que hoy conocemos como el «Swimsuit Edition» de «Sports Ilustrated», la que supuso el salto a la fama de hasta entonces desconocidas maniquíes como Tyra Banks, Bar Refaeli o la mismísima Elle Mcpherson, de la que Irina Shayk es su protagonista más reclamada, y antesala segura para desfilar con Victoria’s Secret.

Lo que no cabe duda, a estas alturas, es que el perfil de mujer de Ronaldo es el de una joven de pelo castaño, ojos verdes y boca grande. Así se cumple con Irina Shayk, Kristina Peric y también con la más reciente conquista del astro del Real Madrid, Desiré Cordero (23), Miss España 2014. La sevillana, aunque no da evidencias de su romance con «CR7» más allá de los «likes» que ambos se intercambian en las redes sociales y las fotografías que ella cuelga «trabajando duro» en el gimnasio o haciendo «footing» por El Retiro (el lugar por el que Cristiano ha expresado que le gustaría poder pasear si no fuera tan conocido), es sabido de sus constantes visitas a La Finca, donde vive el futbolista y cuyo entorno ha confesado que ha vuelto a encontrar el amor desde hace aproximadamente un mes.

Desiré, quien mantuvo un noviazgo con Álvaro Ruiz, hijo del veterano central madridista Fernando Hierro, y con el futbolista francés de origen italiano Enzo Renella cuando era delantero del Betis, equipo del que ella es seguidora confesa, se volvió a Sevilla una vez terminó su relación con Álvaro Ruiz y hace un mes que ha estrenado domicilio nuevamente en Madrid.

  • 1

VIDEOS DESTACADOS

  • 1
  • 1

    LifeStyle versión impresa

    LifeStyle. Diciembre 2016

  • 2
    LifeStyle. Noviembre 2016
  • 3
    LifeStyle. Octubre 2016
  • 4
    LifeStyle. Julio 2016