Roberto Herrera: «Mi perra sabe cuando estoy enfermo»

Su amor por los animales le ha llevado a incorporar a su programa matutino de televisión una sección con un veterinario

  • Image
L. De Pablo.  Las Palmas.

Tiempo de lectura 4 min.

13 de agosto de 2017. 00:02h

Comentada

ETIQUETAS

Es el rostro más popular y querido de TVE en Canarias desde hace 16 años. Presentador icónico de la famosa Gala Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, da siempre las Campanadas de Fin de Año en el Archipiélago a través del canal público y, desde hace pocos meses, ha sido nombrado Hijo Predilecto de la ciudad por su labor solidaria con las ONGs de las Islas. Implicado en los temas sociales de su tierra, es un gran amante de los animales, sobre todo de los perros, de los que se ha rodeado desde niño.

«Mi madre, en paz descanse, era la que se encargaba y cuidaba del que teníamos en casa. Nosotros estudiábamos y ella era la que le daba de comer, lo sacaba a pasear, todo. Cuando mi madre se puso muy malita y la llevamos al hospital, el perro parecía sentir que una vez que ella se ausentara de casa por esa razón, ya no iba a volver...tanto es así que un día el perro salió como siempre hacía, pero nunca más volvió», cuenta el presentador.

Tiempo después, esas ausencias y los duelos que se viven tras el fallecimiento de un ser querido volvieron a repetirse, pero ahora con Perla, un caniche que convivió con Roberto durante 15 años. «Fue muy duro cuando empezó a enfermar, tuvo cáncer de mama, y aunque la operamos, se le volvió a reproducir. Tenía además un soplo en el corazón. Se fue quedando ciega y tomar la decisión de sacrificarla fue muy difícil. A lo mejor hay gente que no lo entiende, pero lloré más que con la muerte de mi padre. Perla era mi vida».

Su ausencia le llevó incluso a dejar su casa después de 28 años porque la extrañaba demasiado. «Llegaba y sentía que me faltaba la perra, mi casa me recordaba a ella. La veía por todos lados. Fue muy duro, nunca pensé que un animal me pudiera llegar a marcar tanto».

Las relaciones que se establecen con los animales implican protección, cuidados, y por su puesto, compañía. «Ella sabía cuándo estaba enfermo, cuando me dolía algo. Cuidaba hasta de que no me quedara dormido por las mañanas y se me hiciera tarde», recuerda con nostalgia.

El tiempo cicatriza heridas: cuatro años después de la muerte de Perla, llegó Luna, un precioso bichón maltés.

Coqueta y mandona, es ahora la reina de la casa. Le gusta la cámara, como si supiera que estar entre focos y objetivos es el día a día de Roberto.

Nació en Sevilla. La familia que la tenía le contactó y le mostró vídeos y fotos de ella. «Me enamoré en cuanto la vi, así que me animé a adoptarla».

Llegó a su nueva casa el pasado 5 de enero, sin planearlo fue como un auténtico regalo de Reyes.

«Recuerdo perfectamente ese día. Llegó dormidita, en cuanto me olió en el mismo aeropuerto se despertó y se vino conmigo. Fue una sensación muy bonita».

Se complementan. Roberto es un hombre muy activo. Entre el plató de TVE, las coberturas especiales o galas benéficas lleva un ritmo que él mismo reconoce es muy estresante. «Pero ella es muy tranquila, los bichones malteses son así, y eso es bueno, y a mi me va muy bien ese equilibrio».

Luna se sabe la reina de la casa y ya le hace hasta chantaje emocional. «Ahora le gusta dormirse en la cama y, como no la dejo, se tira en el suelo enfadada. Todos me dicen que es por el calor, pero no, es porque sabe que me da pena y enseguida la subo».

Su amor por los animales le ha llevado a incorporar también en su programa matutino «Cerca de ti» una sección con un veterinario. «En Canarias somos muy solidarios, cada vez que publico en redes sociales o en televisión un anuncio de un animal perdido lo hemos acabado encontrando. Es de las secciones que mejor funciona», recalca Herrera.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs