MENÚ
sábado 16 diciembre 2017
09:59
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Iros o darse el piro

Tiempo de lectura 2 min.

24 de julio de 2017. 21:02h

Comentada
Lucas Haurie 25/7/2017

El Machado bueno («Ah, ¿pero es que don Manuel tiene un hermano que también escribe?», dicen que preguntó el malvado de Borges cuando le preguntaron cuál de los dos hijos de Demófilo le gustaba más) lo puso en voz de la temerosa niña para a que los escolares de cuando entonces, quizá, no se nos olvidase jamás: «Idos, que el cielo os colme de ventura. En nuestro mal, oh Cid, no ganáis nada...». Lo que, versionado por esta RAE hodierna, empeñada en ensuciar y quitar esplendor, resultaría: «Pirarse, killo, y a mí no rayarme». Resulta grave además que ese bendecido empleo ilegítimo del infinitivo como imperativo (iros en el lugar de la forma correcta) desconsidera, ni más ni menos, que la cima de la creación semántica hollada por una de las más señeras artistas del siglo XX español, la atribulada Lola Flores que rogó a la turbamulta en los esponsales de su primogénita: «Si me queréis, irse». Serán capaces, en su insania, de olvidar la inclusión en el próximo Diccionario de los neologismos creados por otro genio, Chiquito de la Calzada, cuya interjección «condemor» y cuyo sustantivo «fistro» fueron hallazgos prodigiosos que no han merecido sino la rácana ignorancia de los filólogos. Si se sabotea a los referentes, ¿qué nos queda? Y mantienen ese monumento a la burricie de tolerar el uso del pronombre «le» para los complementos directos de persona masculino singular, vasalla concesión que se hizo en su momento a la paleta habla madrileñí y que los medios de comunicación han diseminado por todo el país igual que se contagió la gripe española en 1918. Que el Altísimo los castigue con la discografía completa de Pablo Hásel.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs