MENÚ
domingo 22 octubre 2017
01:13
Actualizado
El Tiempo
  • 1

La estrella de Pastora Soler

Tiempo de lectura 2 min.

19 de septiembre de 2017. 21:05h

Comentada

La vuelta al mundo artístico de la cantante se ha convertido en un acontecimiento. Su nuevo cd se ha convertido en líder de ventas. Todos se la disputan para los programas musicales y sus fotos y declaraciones están en todas las publicaciones. Todo ello tiene más mérito en un mundo donde hay muchos buenos artistas buscando un hueco. Contaba Raphael –por cierto, gran admirador de Pastora, con la que ha hecho duetos y programas televisivos– que en un momento de su carrera sintió la necesidad de parar un tiempo. Se marchó a Londres unos meses para estar aislado hasta que se dio cuenta de que lo único que quería y sabía hacer era cantar, así que volvió y hasta hoy. En el caso de nuestra estrella, el retorno ha tardado algo más, pero era lógico. Desde los ocho años estaba por los escenarios como Pili Sánchez, que ese es su nombre. Ya en ese tiempo le cantaba saetas a la Macarena, en cuya hermandad fue recibida como hermana, apadrinada por su ídolo en la copla, la gran Juanita Reina. Se cruza en su vida un hombre providencial en lo artístico. Sabía ver con solo ojear a una mujer si tenía madera de estrella. Lo vio en Rocío Dúrcal, en Rocío Jurado y lo mismo le pasó con Pili. Lo primero que hizo al hacerse cargo de su carrera fue cambiarle el nombre, como había hecho con la Dúrcal. Con Jurado no fue posible, salió con su nombre de Chipiona. Con Luis Sanz, que así se llamaba su artífice, aprendió todo lo que una artista debe conocer para añadir a su arte innato, y así todo cambió para siempre. Cientos de miles de discos, infinitos conciertos y giras por medio mundo. Su reaparición oficial será en el Teatro Real de Madrid. Las localidades, 1.800, se han agotado en 30 minutos. Hace pocos días declaraba que para ella Rocío Jurado ha sido sin duda la más grande y que es el espejo donde se miran todas las cantante actuales. Una vez le conté algo que me agradeció siempre. En una ocasión, en plena procesión de la Virgen del Rocío, me encontraba disfrutando de la Señora junto a Jurado y unos amigos. Nos encontramos con Pastora y sus padres y después de los saludos nos comentó la más grande: «Pastorita es como yo, la más larga, puede cantar una copla, una saeta o una balada y siempre le dará el sitio justo». «Vuelvo a cantar para dar el alma», ha dicho. Así lo están esperando tus muchos seguidores.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs