lunes, 05 diciembre 2016
01:47
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

«comedores escolares»

Las externalizaciones sin control de la Junta también discriminan por territorios

  • La Consejería de Educación posibilita que un monitor cobre menos en Huelva o Cádiz que en el resto de provincias, fijando hasta un euro por debajo el precio de la hora de trabajo

PLIEGOS QUE NO RECONOCEN LOS CONVENIOS VIGENTES. Los pliegos de Huelva reflejan una grave discriminación respecto al resto de provincias. La patronal de las empresas educativas alerta de la presentación de ofertas «temerarias» que dañan la credibilidad del sector, precarizan el empleo y merman la calidad de un servicio ofrecido, en un «espacio educativo» en el que, como tal, «nuestros hijos han de recibir valores y formación higiénico-sanitaria»
PLIEGOS QUE NO RECONOCEN LOS CONVENIOS VIGENTES. Los pliegos de Huelva reflejan una grave discriminación respecto al resto de provincias. La patronal de las empresas educativas alerta de la presentación de ofertas «temerarias» que dañan la credibilidad del sector, precarizan el empleo y merman la calidad de un servicio ofrecido, en un «espacio educativo» en el que, como tal, «nuestros hijos han de recibir valores y formación higiénico-sanitaria»

El trabajo de un monitor escolar es el mismo en Sevilla o Huelva, pero la Junta de Andalucía determina que no cobren lo mismo. La versión andaluza del «divide y vencerás» resulta llamativa en un colectivo de trabajadores con contratos de dos horas al día y que en todo el territorio padecen la precariedad propiciada y consentida por la Administración regional. Ésta no le reconoce convenio colectivo de aplicación y presupuesta la externalización del servicio a otras empresas ampliamente por debajo del valor de mercado. Los profesionales onubenses, sin razón conocida, sufren una discriminación aún mayor a la que ya supone trabajar por un 20% menos de lo fijado por ley. Toda una sinrazón en una comunidad cuyo Ejecutivo presume de la creación de una guía de buenas prácticas en la contratación y que aplicará, no se sabe cuándo, cláusulas sociales para «garantizar que las adjudicaciones ofrezcan un empleo digno y estable».

La inestabilidad y pobreza laboral instauradas por la Consejería de Educación ha provocado que las propias empresas del sector alcen la voz. La patronal Aaeeco no sólo ha recurrido las últimas adjudicaciones y licitaciones de los comedores escolares, como este diario publicaba ayer, sino que de forma paralela denuncia este maltrato territorial. El mismo viernes de la pasada semana era adjudicado un contrato para el curso 2016-17 en la provincia de Huelva, cuyo pliego de cláusulas administrativas particulares fijaba un precio de la hora de trabajo un euro por debajo del resto de provincias, salvo Cádiz, donde el trabajo por la misma tarea se fija «sólo» medio euro por debajo.

Una situación aún más sangrante cuando la resolución de adjudicación, firmada por el delegado territorial onubense, refleja que la empresa beneficiaria, Actcom Servicios SL, accede al contrato tras realizar una oferta un 17% inferior al precio de salida. En concreto, el presupuesto base de licitación de 95.460,75 euros se adjudica por 78.925 euros, para cubrir 125 días efectivos de trabajo. Conclusión: la hora de trabajo fijada en 9,918 euros se reduce en la práctica a 8,2 euros. Y todo ello, como avanzaba este diario ayer, sin tener en cuenta otros gastos como absentismo, pagas extras, vacaciones, formación, uniformes... En Sevilla, en cambio, se determinan 136 días de servicio y se fija el precio de la hora a 10,91 euros, como en Jaén o Córdoba. Y en Cádiz, sin más razón esgrimida que la existencia de «contratos similares en el mercado y la evolución de los precios del sector», como ocurre en Huelva, se determina un precio de 10,36 euros, por debajo del grueso del territorio andaluz.

A la gravedad de este asunto, que se viene repitiendo año tras año –los pliegos utilizados hoy, de hecho, son de 2014– se añade que la patronal Aaeeco remitió a la consejería en un informe al inicio del curso 2016-17 las deficiencias y las propuestas de actuación en los servicios complementarios de educación. No se trata por tanto de algo que coja por sorpresa a la Junta . En ese dossier facilitado en una reunión en el mes de septiembre se aborda la problemática de los concursos públicos para la gestión de estos servicios, solicitando que se regulen los pliegos «de forma responsable» y recordando que «debe ser el órgano de contratación el que debe velar por que sus servicios se presten dentro del marco legal y con las garantías necesarias para dar calidad en los servicios».

Pese a tratarse de un espacio educativo, la Junta considera éste un servicio de carácter «puntual y excepcional» pues especifica en los pliegos que «el número de horas que la empresa dedicará a la atención del alumnado en cada centro estará afectado por el personal que pueda aportar (profesores colaboradores), así como por el incremento o disminución de comensales una vez comenzado el curso».

Por parte de la Junta ha habido, según la patronal de empresas educativas, una «falta de reconocimiento» de los convenios colectivos de referencia para determinar la proporcionalidad de las ofertas que se presentan.

Ratio de 30 alumnos y precios congelados desde 2009

Un estudio de los precios públicos de los servicios relacionados con el aula matinal y actividades extraescolares en otras comunidades donde se gestiona este servicio a nivel público refleja que Andalucía parte con el precio más bajo (15,40 euros) y la ratio más alta (30 alumnos por monitor en aula matinal y comedres), frente a Extremadura y Castilla y León (20 y 18 alumnos, respectivamente). La patronal esgrime que los precios permanecen congelados desde julio de 2009. Además, Educación fija precios por hora de trabajo sin referencias a convenios tanto en comedor escolar (10,91 euros), como escuelas deportivas (12,00) y acompañamiento escolar (20,00).

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1